• El premier israelí, Benjamín Netanyahu, habla durante su visita a una localidad cerca de Al-Quds (Jerusalén), 8 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 9 de septiembre de 2020 17:39

El primer ministro de Israel ataca con furia a la policía israelí en un intento de desacreditar a quienes han presentado denuncias de corrupción en su contra.

La última diatriba de Benjamín Netanyahu se produjo el martes, en respuesta a un informe del Canal 12 de TV, según el cual, la policía encubrió un conflicto de intereses de uno los agentes investigadores que estudiaban los delitos cometidos por el premier y su esposa Sara.

En un evento en que Netanyahu debía enfocar su discurso en la ardua lucha de Israel contra el coronavirus, un periodista le preguntó al premier sobre el mencionado informe y este dedicó buena parte del tiempo a acusar a la policía de conspirar para derrocarlo.

“Eso no fue una investigación. Fue una conspiración política corrupta para derrocar a un primer ministro”, fustigó Netanyahu arremetiendo contra toda la cadena de mando del régimen israelí, desde investigadores de alta graduación, el jefe de la policía hasta el procurador estatal y el procurador general.

 

En otro ataque a la policía israelí, Netanyahu se refirió a otro informe de los medios, en que se acusa al exfiscal de no haber abierto una investigación sobre un caso de mala conducta policial, tras el asesinato a tiros de un palestino beduino en 2017.

El procurador no indagó sobre este asesinato por temor a manchar la imagen de la policía cuando investigaba a Netanyahu. La policía le disparó porque, dijo el premier, el hombre atropelló intencionalmente con su auto a los agentes que realizaban una demolición en su aldea. Su familia rechaza esa acusación.

En un gesto de simpatía, Netanyahu ofreció disculpas por la muerte del palestino, calificado erróneamente de terrorista en ese momento, y dijo que eso le había dicho la policía entonces.

Netanyahu está acusado formalmente de una serie de casos de corrupción por supuesto recibo de obsequios de amigos multimillonarios e intercambio de favores con magnates de los medios de comunicación para una cobertura más favorable de su imagen y la de su familia.

Desde que se formularon los cargos en su contra, Netanyahu se ha empeñado en desacreditar a la policía y los fiscales, a quienes acusa de parcialidad en su contra para tratar de derrocarlo.

El juicio a Netanyahu que está previsto para reanudarse en enero con audiencias tres veces a la semana tendrá lugar en medio de la crisis política que rodea al premier tras el malestar generalizado por su manejo del coronavirus, causante de la COVID-19.

Desde varias semanas, los israelíes exigen la dimisión de Netanyahu por sus casos de corrupción y la pésima gestión de las crisis sanitaria y económica que azotan los territorios ocupados.

tmv/ncl/rba/hnb