• El ministro de Exteriores de Palestina, Riad al-Maliki, en una cumbre de la Liga Árabe (LA) en Túnez, 29 de marzo de 2019. (Foto: AFP).
Publicada: jueves, 4 de julio de 2019 16:42

El ministro de Exteriores de Palestina, Riad al-Maliki, asegura que Israel se opone al establecimiento de un Estado palestino para intensificar su ocupación.

“Está claro que el régimen de ocupación busca poner fin a la solución de dos Estados”, ha dicho este jueves el jefe de Diplomacia palestina.

Ha añadido que Israel está violando todas las normas internacionales al ocupar más tierras palestinas. “Los ocupantes sionistas tratan de expulsar a los palestinos de sus tierras y llenarlas con colonos”.

Al-Maliki ha recalcado que la diplomacia palestina socavará todos los intentos de Israel de destruir el legado, la cultura y la historia de Palestina.

“Las violaciones israelíes, comprenden medidas de judaización que pretenden eliminar los sitios históricos, civiles y religiosos, así como cambiar el status que”, ha subrayado el diplomático palestino.

LEER MÁS: Infografía: ¿Cómo Israel está judaizando a Al-Quds?

Al-Maliki también se ha referido al llamado “acuerdo del siglo”, haciendo hincapié en que tales planes están condenados al fracaso, porque buscan normalizar la ocupación.

Está claro que el régimen de ocupación busca poner fin a la solución de dos Estados”, dice el ministro de Exteriores de Palestina, Riad al-Maliki.

 

Los pasados 25 y 26 de junio, Manama, la capital de Baréin, acogió un foro patrocinado por Estados Unidos para presentar las directrices económicas del “acuerdo del siglo”, una fórmula —ejecutada por Jared Kushner, asesor y yerno del presidente de EE.UU., Donald Trump— que, conforme a la Casa Blanca, podría acabar con el conflicto palestino-israelí.

LEER MÁS: Abás: El “acuerdo del siglo” sufrirá igual fracaso de foro de Baréin

No obstante, la cita de Manama fue boicoteada y condenada por los líderes palestinos, que la consideraron un “fracaso rotundo” y la tacharon de un “soborno” para vender toda Palestina.

De hecho, varias filtraciones han permitido saber que el plan niega el derecho al retorno de los refugiados palestinos expulsados tras la creación del régimen israelí en 1948, limita el acceso de los musulmanes palestinos a la Mezquita Al-Aqsa (en Al-Quds, Jerusalén), otorga a Israel la mayor parte de la fértil área C de Cisjordania y ni siquiera contempla que haya un Estado palestino separado y soberano.

alg/lvs/rba

Comentarios