• Obras de construcción de viviendas en el asentamiento ilegal israelí de Gilo, ubicado en este de la ciudad de Al-Quds (Jerusalén), 8 de noviembre de 2017.
Publicada: viernes, 23 de febrero de 2018 3:00
Actualizada: viernes, 23 de febrero de 2018 3:32

Pese a las críticas internacionales y una resolución aprobada en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) contra las colonias israelíes, el régimen de Israel ha aprobado este jueves la construcción de 3000 nuevas unidades de vivienda exclusivas en el este de Al-Quds (Jerusalén).

Según informan los medios israelíes, el denominado comité local de planeación y construcción de Jerusalén ha autorizado construir unas 3000 viviendas en el asentamiento ilegal israelí de Gilo, ubicado en el este de Al-Quds.

“Aprobamos la construcción de miles de unidades de vivienda nuevas en el asentamiento del Gilo (…) Estamos comprometidos a construir todo lo que sea posible para aumentar la mayoría judía de Jerusalén”, ha incoado el director del mencionado comité israelí Meir Turjeman.

Por su parte, la radio de Israel ha detallado que las unidades de asentamiento planeadas serán construidas en un área de aproximadamente 280 dunams (cerca de 252 metros cuadrados).

Aprobamos la construcción de miles de unidades de vivienda nuevas en el asentamiento del Gilo (…) Estamos comprometidos a construir todo lo que sea posible para aumentar la mayoría judía de Jerusalén”, ha incoado Meir Turjeman, director del denominado comité local de planeación y construcción de Jerusalén (Al-Quds).

 

Esta aprobación se produce casi tres meses después de la polémica decisión de EE.UU., anunciada el pasado diciembre por el presidente Donald Trump, de reconocer Al-Quds como capital de Israel y trasladar allí su embajada desde Tel Aviv.

Tras esta controvertida medida, las autoridades palestinas impulsaron un plan para abogar por la construcción de 300.000 nuevas viviendas en los asentamientos ilegales situados en la zona oriental ocupada de Al-Quds, como un parte de su plan para judaizar esta ciudad palestina.

Todas estas medidas contradicen con la resolución aprobada en el CSNU, en diciembre de 2016, que insta a Israel al “cese inmediato y completamente de todas las actividades de asentamiento en los territorios palestinos ocupados, incluida en Al-Quds oriental”.

Unos 600.000 colonos viven en los asentamientos ilegales construidos desde la ocupación israelí de los territorios palestinos de Cisjordania y Al-Quds en 1967.

myd/lvs/fdd/rba

Comentarios