• El sheij Maher Hamud, secretario general del Consejo de Ulemas de la Resistencia (izquierda). 27 de mayo de 2015
Publicada: miércoles, 27 de mayo de 2015 18:35
Actualizada: lunes, 1 de junio de 2015 11:52

Eruditos musulmanes han insistido en que el mundo islámico debe unirse para luchar contra el régimen de Israel que ha lanzado una guerra abierta en su contra.

Durante la conferencia de Unión Internacional de Clérigos por la Resistencia, celebrada este miércoles en Beirut, capital de El Líbano, el sheij Maher Hamud, secretario general del Consejo de Ulemas de la Resistencia, ha recalcado la necesidad de combatir a los enemigos del Islam, especialmente el régimen de Tel Aviv.

En esa conferencia, los participantes, tanto chiíes como suníes, han discutido las maneras de promover la unidad y la solidaridad en el mundo musulmán y centrarse en los problemas que enfrenta el mundo islámico.

Los académicos musulmanes han recordado, en sus discursos durante el foro, que enfrentar al régimen de Israel ha sido siempre la principal prioridad de los movimientos de resistencia islámicos.

Además han expresado su férrea voluntad y determinación para contrarrestar la amenaza israelí a pesar de los riesgos que supone esta lucha.

Por otra parte, han afirmado que el régimen de Israel es la raíz de todos los problemas económicos, políticos y culturales que enfrentan las naciones musulmanas en las últimas décadas.

En octubre de 2014, se celebró asimismo una reunión similar en Beirut en apoyo a la Resistencia, especialmente de El Líbano y Palestina.

El 8 de enero, el representante del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) en Irán, Jaled al-Qodumi, pidió a todos los Estados islámicos luchar junto a la nación Palestina contra las atrocidades israelíes.

Niños palestinos juegan en medio de los escombros de las casas destruidas durante la ofensiva israelí de 51 días

 

Cabe recordar que como consecuencia de la reciente agresión militar del régimen israelí contra los palestinos en Gaza -entre julio y agosto de 2014- más de dos mil palestinos perdieron la vida y otros 11.000 resultaron heridos. Además, unas 108.000 casas fueron destruidas.

haj/ncl/nal