• El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en su oficina en Al-Quds (Jerusalén), 3 de junio de 2018.
Publicada: domingo, 3 de junio de 2018 17:08
Actualizada: lunes, 4 de junio de 2018 17:23

El premier israelí, blanco de fuertes críticas por la masacre de palestinos, viaja a Europa para bloquear el apoyo de los europeos al acuerdo nuclear con Irán.

En momentos en los que varios países y activistas pro derechos humanos a lo largo y ancho del mundo denuncian la matanza israelí de decenas de manifestantes palestinos que protestan contra el reconocimiento de Al-Quds (Jerusalén) como la capital de Israel, este régimen se ha centrado en hacer frente a la República Islámica de Irán, según un informe publicado este domingo por la agencia iraní de noticias IRNA.

En el marco de sus esfuerzos por cumplir con su objetivo, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, inicia desde el lunes una gira por Alemania, Francia y el Reino Unido –tres firmantes del pacto nuclear– para exponer, conforme él mismo, las posiciones del régimen de Tel Aviv a las autoridades de estos países.

Anteriormente, Netanyahu había considerado a Irán como una “gran amenaza” para Israel y había denunciado que el acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Teherán y el entonces Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) no había alejado al país persa de la supuesta carrera para desarrollar la “bomba atómica”.

En este contexto, a principios del mes de mayo y en línea con la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirar a Washington del acuerdo nuclear, el premier israelí, mediante un show televisivo, acusó a Teherán de haber mentido para lograr el pacto.

 

De acuerdo con el informe, el viaje de Netanyahu tiene por meta adelantar el proceso político y propagandístico, hecho que, agrega, no coincide con los compromisos internacionales de Irán.

Los intentos de los sionistas por impedir el apoyo de la comunidad internacional, en especial de los Estados europeos, a Irán, se realizan mientras estos gobiernos creen que la seguridad y el futuro de Israel se ven amenazados sin el acuerdo nuclear, conocido oficialmente como el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés).

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, advirtió el pasado 25 de mayo de las consecuencias de la salida del convenio multinacional, y dijo que una supuesta retirada de Teherán de este acuerdo podría desencadenar una inestabilidad peligrosa y plantear nuevas amenazas para Israel.

Ante la medida antiraní de EE.UU., varios países del mundo, especialmente las partes europeas del pacto, han asegurado que no secundarán a Washington.

Las autoridades iraníes, no obstante, fijaron un “plazo limitado” a Europa para esclarecer su postura al respecto y han asegurado que si los europeos no cumplen sus justas demandas, Irán retomará sus actividades nucleares, como es su derecho.

fdd/anz/mkh/hnb

Comentarios