• Cohetes de Hezbolá desplegados en el sur de El Líbano.
Publicada: jueves, 25 de enero de 2018 6:10

El diario israelí Haaretz ha advertido de que en caso de que Tel Aviv emprenda una nueva guerra contra Beirut, el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) hará llover cada día una media de 3000 a 4000 misiles sobre Israel, ataques que infligirían una gran destrucción.

En un informe publicado el lunes, el mencionado periódico israelí hizo énfasis en que, en la actualidad, la situación de seguridad del régimen de Israel es más vulnerable que nunca.

“Oficiales del ejército juran que en el primer día de la próxima confrontación con Hezbolá, entre 3000 a 4000 misiles serán lanzados en dirección a Israel, varios de ellos altamente precisos y con grandes cargas explosivas”, alertó Haaretz.

A este respecto, evaluó que en estos ataques podrían morir miles de colonos e infligir daños significativos y destructivos a las infraestructuras clave e instalaciones económicas, además de a los centros de toma de decisiones.

Entre las infraestructuras, Haaretz nombra los aeropuertos, los puertos, las centrales eléctricas, las plantas de desalinización y las terminales de transporte.

“Los misiles de Hezbolá no solo son capaces de alcanzar el centro militar de Kirya, en Tel Aviv, sino también los lujosos barrios que se hallan en sus inmediaciones. La respuesta militar a esta amenaza será parcial y no podrá evitar la mayor parte de los daños”, acentuó.

Oficiales del ejército juran que en el primer día de la próxima confrontación con Hezbolá, entre 3000 a 4000 misiles serán lanzados en dirección a Israel, varios de ellos altamente precisos y con grandes cargas explosivas”, advirtió el diario israelí Haaretz.

 

Por otro lado, el mismo medio israelí señaló que los ataques aéreos de Tel Aviv contra presuntos puestos militares en Siria y los túneles en la Franja de Gaza podrían empujar a la región a una guerra, en la que la potencia de los misiles de la Resistencia libanesa supondría una seria amenaza para Israel.

Después de la última guerra israelí contra El Líbano en el año 2006, la capacidad disuasiva de Hezbolá se ha incrementado notablemente, tal y como han admitido las autoridades israelíes, que aventuran que este movimiento cuenta en sus almacenes con aproximadamente 150.000 misiles.

A su vez, responsables de Hezbolá han reafirmado, una y otra vez, su disposición a defender la soberanía del país, advirtiendo de que “el enemigo israelí debería pensárselo mil veces antes de lanzar un ataque” contra El Líbano.

mjs/anz/alg

Comentarios