• Pueblos indígenas de la CDMX exigen respeto a sus derechos
Publicada: domingo, 16 de junio de 2019 7:36

Indígenas del pueblo Otomí que habitan en la Ciudad de México hacen un llamado de alerta y resistencia ante una nueva amenaza de desalojo.

El pueblo Otomí denuncian discriminación, racismo y trato arbitrario de parte de autoridades capitalinas y los vecinos, una realidad que se repite para diversas comunidades originarias.

Filiberto Margarito, Comunidad Otomí residente en la ciudad de México CDMX:

Las autoridades nos hacen caso omiso y en cuanto a los locales y los vecinos, están inconformes de que nosotros estemos aquí afuera. ¿Por qué? Porque les damos mal aspecto. Es una ciudad donde pueden vivir ricos, donde puede vivir gente que tiene dinero, pero la comunidad Otomí no tiene derecho de vivir aquí… Varios de los vecinos por justificar que nos quiten de aquí dicen que somos narcotraficantes, narcomenudistas, trata de blancas, a lo que nosotros no nos dedicamos, somos artesanos, somos comerciantes.

De acuerdo con el último censo poblacional del 2010, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en la Ciudad de México habitan casi medio millón de personas que se reconocen como indígenas, un 5.2 % de la población. No obstante, la lucha por su reconocimiento y a las legislaciones que los protegen no cesa con el nuevo gobierno.

Román Sánchez Núñez, sociólogo:

Han disfrazado el neoliberalismo, pero ya en los hechos vemos de que están acompañados en esta política de gobierno de los empresarios. Y fundamentalmente, no puede haber un ataque al neoliberalismo si no se defendiera de alguna manera a las formas de vida de lo que es el pueblo mexicano.

La comunidad Otomí convivía en el predio con personas de la comunidad Triqui, y fueron parcialmente desalojados el pasado 30 de mayo. Unos 200 granaderos fueron los encargados del operativo comandado por el alcalde de la zona, Néstor Núñez.

Diego García Bautista, coordinación Metropolitana Anticapitalista y Antipatriarcal del Consejo Indígena de Gobierno:

Exigimos la posibilidad de una expropiación concertada en términos que sentimos y reconocemos que el pueblo indígena Otomí residente en la ciudad tiene el derecho a vivir en esta colonia, en esta ciudad y en esta zona donde se ha arraigado por más de 20 años.

La comunidad Otomí, al verse una vez más amenazada de desplazamiento, exige un diálogo directo con la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, y respeto a su derecho a la vivienda y a una vida digna.

Sara Morales Gallego, México.

akm/msf

Comentarios