• Residentes de Tijuana se burlan del muro fronterizo de Trump
Publicada: miércoles, 14 de marzo de 2018 11:01
Actualizada: miércoles, 14 de marzo de 2018 14:43

Los residentes mexicanos de un barrio pobre de Tijuana (ciudad fronteriza con Estados Unidos) se burlaron de los ocho prototipos de muro colindante que supervisó el presidente estadounidense, Donald Trump, y calificaron el proyecto como un derroche de dinero.

“El tamaño de estos muros no va a importar”, dijo Rogelio Pérez, de 48 años, residente de Rancho Escondido, un barrio pobre de chozas improvisadas rodeadas de autos desvencijados.

Los vecinos del lugar llamaron “loco” a Trump por creer que gastar miles de millones de dólares en barreras resolverá la crisis migratoria e impediría que crucen personas decididas a huir de la pobreza y la violencia en México y América Central.

“Van a usar esas garrochas que usan en las olimpiadas para poder cruzar”, agregó Pérez con una sonrisa sarcástica.

Trump, que visitó California el martes para ver personalmente los modelos de la futura construcción y que quiere que México pague, insistió ante periodistas que “el muro fronterizo es nuestra primera línea de defensa”.

Los prototipos, diseñados por seis compañías con sede en Estados Unidos y presentados en octubre, se encuentran a varios metros de la oxidada valla existente. Trump ha buscado 18.000 millones de dólares en fondos para construir el muro en los próximos dos años. 

“Mejor, en vez de que nos ponga bardas que nos mande los cheques, ¿verdad?”, dijo otra lugareña.

El tamaño de estos muros (que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, va a contruir en la forntera con México) no va a importar”, dijo Rogelio Pérez, de 48 años, residente de Rancho Escondido.

 

Más allá de las bromas, había un trasfondo de tristeza e ira entre algunos lugareños, quienes dijeron que los inmigrantes centroamericanos y mexicanos ofrecen más de lo que reciben de Estados Unidos. Cuando llegó Trump, un puñado de personas protestó alzando letreros y coreando “no queremos muro”.

“No entiendo cómo en este tiempo, están haciendo esto”, se quejó Pérez. “Cayó el Muro de Berlín y aquí hasta parece que lo están haciendo”.

El magnate republicano prometió durante la campaña electoral cerrar los 3000 kilómetros de frontera con México con un muro, que según él, detendría la llegada de los indocumentados, a los que llamó “criminales y violadores”.

El controvertido proyecto de Trump levantó fuertes rechazos y protestas tanto dentro como fuera de EE.UU., e incluso llegó a ensombrecer las relaciones entre Washington y Nueva México.

lvs/ktg/msf

Comentarios