• El primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi.
Publicada: sábado, 5 de diciembre de 2015 1:48

Irak ha tachado de “incursión” el despliegue de un contingente de efectivos turcos en un área cercana a la norteña ciudad iraquí de Mosul, bajo el pretexto de entrenar a las fuerzas kurdas.

La entrada de “un batallón armado” de las tropas turcas a la provincia norteña de Níneve fue una violación de la soberanía de Irak, ha manifestado la oficina de prensa del primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, en un comunicado emitido este sábado.

Las autoridades iraquíes piden a Turquía que respete las buenas relaciones de vecindad y que abandone inmediatamente el territorio iraquí", ha apostillado el comunicado de la oficina de prensa del primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi.

Las autoridades iraquíes piden a Turquía que respete las buenas relaciones de vecindad y que abandone inmediatamente el territorio iraquí”, ha añadido.

Luego de destacar que las tropas turcas entraron “sin solicitud o autorización de las autoridades federales iraquíes”, el comunicado rechaza cualquier operación militar que no sea coordinada con el Gobierno iraquí.

Un funcionario turco, que habló bajo condición de anonimato, informó el viernes que cientos de soldados turcos habían sido desplegados para entrenar a las fuerzas kurdas en la ciudad de Bashiqa (diez kilómetros al norte de Mosul) a fin de liberar dicha ciudad que está controlada por el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

Fuerzas del Ejército de Turquía.

 

Durante los últimos años, Turquía ha sido acusada de no luchar seriamente contra los elementos de Daesh. El parlamentario iraquí Salim al-Shugui ha denunciado que el territorio turco sirve al grupo takfirí EIIL al facilitar el tránsito de sus integrantes a otros lugares.

El apoyo turco a los terroristas ha sido reiterado en varias ocasiones y puesto en evidencia por el diario turco Cumhuriyet. Hace meses, reveló cómo la Inteligencia turca enviaba cargamentos de municiones y explosivos a los terroristas y facilitaba el paso de los radicales extranjeros a Siria.

Por su parte, las autoridades rusas han acusado varias veces a Turquía de financiar al grupo EIIL a través de la compra de petróleo. El miércoles, el Ministerio ruso de Defensa presentó pruebas de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, así como su familia, se están beneficiando del contrabando de crudo robado por Daesh.

alg/ctl/nal

Comentarios