• El líder del Movimiento Sadr de Irak, Muqtada Sadr, pronuncia un discurso.
Publicada: viernes, 18 de septiembre de 2020 17:31

El influyente líder iraquí Muqtada Sadr advierte al premier israelí que no se le ocurra abrir una embajada en Irak porque entonces, será “su fin”.

“Al enemigo de Dios, Benjamín ‘Naten yahu’ [naten significa en árabe apestoso], te advierto que no vengas al infalible país de Irak, y ten cuidado de no abrir una embajada aquí, porque según los versos del Corán, [aquel día] será tu fin”, ha aseverado el líder del Movimiento Sadr de Irak mediante un texto escrito del sermón del rezo colectivo del viernes.

De este modo, el clérigo iraquí ha expresado su fuerte rechazo a los acuerdos de normalización de lazos entre el régimen de Tel Aviv y algunos países árabes, advirtiendo, al mismo tiempo, que no se debe dar un paso similar en Irak.

“Entonces me dirijo a los oprimidos en el este y oeste de la Tierra, y digo que la normalización es una humillación e insulto, (…) sabed que no olvidaremos a los mártires de la revolución de las piedras, Palestina está viva en nuestras conciencias”, ha agregado.

 

Las declaraciones del líder chií se producen después de que las redes sociales de Irak hicieran circular un sitio web no oficial que subió una frase que decía: “La embajada virtual de Irak en Israel”. Por otra parte, apareció anteriormente una página en Facebook titulada: “La embajada de Israel en Bagdad”. Es probable que los dos sitios pertenezcan al ministerio de relaciones exteriores de Israel.

A su vez, el líder del Movimiento de Sabiduría Nacional de Irak, Amar al-Hakim, reiteró el pasado sábado el compromiso del país árabe de apoyar la causa palestina y dijo que Bagdad jamás normalizará las relaciones con Israel.

El martes, Baréin y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) firmaron los acuerdos de normalización de las relaciones con el régimen de ocupación en la Casa Blanca, bajo los auspicios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ignorando la ira generalizada en los círculos populares árabes e islámicos.

Con estos acuerdos, Abu Dabi y Manama se unieron a Egipto y Jordania, que habían establecido los nexos con Israel en 1979 y 1994, respectivamente.

tmv/lvs/mnz/mjs