• El sistema antimisiles Patriot de EE.UU. en una maniobra militar, 8 de marzo de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 23 de enero de 2020 23:25
Actualizada: viernes, 24 de enero de 2020 1:08

Un legislador iraquí repudia los planes de EE.UU. de instalar sistemas Patriot en el país árabe y considera que ese despliegue viola la soberanía de Irak.

“El Parlamento iraquí representa a todos los grupos políticos. La decisión (parlamentaria) que exige la retirada de las fuerzas militares de EE.UU. es respaldada por la opinión pública. Por lo tanto, el intento de las tropas estadounidenses para desplegar sistemas de defensa aérea Patriot en sus bases a fin de reforzar sus capacidades de combate es rechazado y considerado una violación de nuestra soberanía”, ha remarcado este jueves Karim Alawi, miembro del Comité parlamentario de Seguridad y Defensa de Irak.

Tras tachar de “ilegal” la presencia militar de las fuerzas estadounidenses en el territorio iraquí, el legislador ha previsto que si no se implementa el proyecto de ley del Parlamento iraquí sobre la salida inmediata de las tropas norteamericanas, habrá una reacción de todos los frentes.

Alawi ha añadido que los iraquíes marcharán este viernes en Bagdad (la capital iraquí) para entregar el mensaje a las fuerzas estadounidenses de que “el pueblo árabe rechaza su presencia y es hora de que abandonen sus bases”.

 

Estados Unidos está considerando desplegar el sistema antimisiles para supuestamente proteger a sus tropas en el territorio del país árabe, después de que Irán, el 8 de enero, lanzara un ataque con misiles balísticos contra la base aérea Ain Al-Asad, situada en la provincia occidental de Al-Anbar, y otra base en Erbil, capital del Kurdistán iraquí.

El ataque de Irán fue en represalia por la ofensiva de Estados Unidos en Irak que acabó el 3 de enero con la vida del teniente general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, y del subcomandante de las fuerzas populares de Irak (conocidas como Al-Hashad Al-Shabi), Abu Mahdi al-Muhandis, y varios de sus compañeros.

El Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) dijo el pasado viernes que solo 11 de sus soldados habían sido transferidos a hospitales fuera de Irak para recibir tratamiento médico, pero el martes, aunque no concretaron cifras, reconocieron que habían enviado más soldados al Centro Médico Regional Landstuhl en Alemania.

Las fotos y grabaciones publicadas del interior de las bases atacadas por Irán ponen en duda las afirmaciones de Trump de que la ofensiva iraní no causó ninguna víctima entre el personal estadounidense y que los daños materiales a las instalaciones “eran mínimos”.

El ataque iraní se llevó a cabo después de que EE.UU. pusiera sus tropas y su sistema de defensa aérea en alerta máxima, pese a todo no logró interceptar ni un solo misil iraní, de acuerdo con fuentes iraquíes. 

alg/ncl/tqi/mjs

Comentarios