• Parte de la base estadounidense de Al-Asad destruida por un ataque de misiles iraníes en la provincia de Al-Anbar, Irak, 13 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 22 de enero de 2020 1:29

Mayor número de soldados estadounidenses abandona Irak para recibir tratamiento médico después del ataque de misiles de Irán, admitió el martes el Pentágono.

El Pentágono dijo el viernes que solo 11 de sus soldados habían sido transferidos a hospitales fuera de Irak para recibir tratamiento médico, pero este martes, aunque no concretaron cuántos más reciben atención médica, dijeron que habían enviado más soldados al Centro Médico Regional Landstuhl en Alemania.

“A medida que continúa el tratamiento médico, se ha visto que otros soldados tienen posibles lesiones”, ha dicho Beth Riordan, una portavoz militar, en un comunicado.

El texto no alude al estado de salud de los primeros 11 soldados heridos. Los funcionarios estadounidenses de defensa se han limitado a comentar que no tienen más información para compartir.

El 3 de enero, el comandante de las Fuerzas Quds, del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el teniente general Qasem Soleimani, cayó mártir en un ataque aéreo de Estados Unidos cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, capital de Irak, También resultó mártir el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros militares.

El CGRI respondió al asesinato de Soleimani lanzando la madrugada del 8 de enero misiles tierra-tierra de corto alcance contra dos bases estadounidenses: Ain Al-Asad, ubicada en la provincia occidental de Al-Anbar, y otra en la ciudad de Erbil (norte).

 

Las fotos y grabaciones publicadas del interior de las bases atacadas por Irán ponen en duda las afirmaciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, sobre que el ataque iraní no causó ninguna víctima entre el personal estadounidense presente en dichas bases y que los daños materiales a las instalaciones “eran mínimos”.

El ataque iraní se llevó a cabo después de que EE.UU. pusiera sus tropas y su sistema de defensa aérea en alerta máxima, pese a todo no logró interceptar ni un solo misil iraní, de acuerdo con fuentes iraquíes. 

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, indicó el viernes que “el golpe que infligió Irán a EE.UU. no fue solo a sus instalaciones militares, sino también a su reputación a nivel internacional, dado que asesinó a Soleimani en un acto cobarde y terrorista, no en el campo de batalla”.

alg/krd/nii/

Comentarios