• Unos manifestantes iraquíes prenden fuego durante una protesta en la ciudad de Basora, en el sur de Irak, 3 de septiembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 8 de septiembre de 2018 23:32

Un audio conspirativo revela el papel de la Inteligencia de Arabia Saudí en las violentas manifestaciones en la ciudad de Basora, situada en el sur de Irak.

La cadena de televisión iraquí Al-Ahd ha difundido este sábado una grabación en la que se escucha a miembros de la Inteligencia saudí reclutando a un grupo de alborotadores para generar caos durante las protestas en Basora.

El audio también revela que las autoridades saudíes monitorean directamente los ataques a las infraestructuras y zonas sensibles de la ciudad, así como el movimiento de las fuerzas policiales y de seguridad.

En las conversaciones grabadas se puede escuchar que unos elementos desconocidos se comunican con un comandante saudí llamado Abu Jaled Al-Saudi y le dan a conocer datos importantes sobre las posiciones de las fuerzas de seguridad, así como de “la salida y entrada” de altos funcionarios iraquíes en Basora.

La provincia de Basora, la más rica en hidrocarburos de Irak pero carente de infraestructuras suficientes, ha sido escenario de protestas sociales desde el pasado martes con un saldo de varios muertos y decenas de heridos.

En el curso de estas manifestaciones han sido atacadas varias sedes de instituciones públicas, residencias de funcionarios estatales y representaciones diplomáticas, así como locales de partidos y grupos armados radicados en esa ciudad.

Una sede gubernamental arde en fuego durante una protesta en la ciudad de Basora, en el sur de Irak, 3 de septiembre de 2018. (Foto: AFP)

 

Ayer viernes, un grupo de agitadores irrumpió en el consulado de Irán en Basora y prendió fuego al edificio. El aeropuerto internacional de Basora también fue atacado esa misma jornada con proyectiles de mortero lanzados por unos atacantes desconocidos.

Las autoridades iraquíes aseguran que el ataque de las sedes gubernamentales en la ciudad de Basora fue planeado por Arabia Saudí y Estados Unidos para generar desorden en el país, en especial tras la caída de los terroristas.

Las marchas, que denuncian la negligencia de la clase política, estallaron en un contexto de escasez de agua, de electricidad y de empleo y se reavivaron por una crisis sanitaria que provocó la hospitalización de más de 30 000 personas por intoxicación con agua contaminada.

myd/ncl/mjs/mkh

Comentarios