• Alzan la voz en Francia a favor de los solicitantes de asilo en Europa
Publicada: domingo, 6 de septiembre de 2015 0:03
Actualizada: domingo, 6 de septiembre de 2015 2:14

París fue el sábado escenario de una marcha para pedir la apertura de las fronteras para los refugiados que huyen en masa de las zonas en conflicto.

Miles de personas movilizadas a través de las redes sociales recorrieron las calles de la capital francesa, París, para solicitar que se abran las fronteras europeas a las personas que buscan protección y asilo tras huir de Siria y otras regiones en conflicto.

La imagen de millones de personas caminando desde Budapest (capital húngara) hacia Viena (capital austriaca) hace que cada día sea más claro para todos nosotros que no solo está afectando a uno o dos Estados miembros (de la UE), sino a todos", aseveró la jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini.

"Abran las fronteras", "Derecho de asilo para todos los perseguidos", "No en mi nombre", eran algunos de los eslóganes coreados por personas de toda edad, en algunos casos grupos de familias, en rechazo a los gobiernos que se niegan a aceptar en sus territorios a los refugiados. 

Los manifestantes querían mostrar su rechazo a una encuesta publicada el viernes, según la cual, un 52 % de los franceses se oponía a recibir a solicitantes de asilo que tratan de ingresar a Europa, principalmente por el Mediterráneo y los Balcanes.

Esa misma jornada, la jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, desde Luxemburgo donde se reunieron los ministros de Exteriores del bloque europeo, pronosticó que la crisis migratoria que divide profundamente a los Veintiocho "durará" y pidió "aceptar" la llegada masiva de los solicitantes de asilo para "responder de manera efectiva".

"La imagen de millones de personas caminando desde Budapest (capital húngara) hacia Viena (capital austriaca) hace que cada día sea más claro para todos nosotros que no solo está afectando a uno o dos Estados miembros (de la UE), sino a todos", aseveró Mogherini.

La diplomática italiana hizo estas declaraciones en referencia a las profundas divisiones entre los Veintiocho sobre cómo enfrentar el flujo masivo de solicitantes de asilo: mientras Alemania y Francia han llamado a una mayor solidaridad entre los socios comunitarios, algunos países del Este del bloque se han mostrado reticentes a alojar a los refugiados en sus territorios.

La jefa de la Diplomacia europea, Federica Mogherini, junto al ministro de Asuntos Exteriores austriaco, Sebastian Kurz. 

 

En este contexto, Austria pidió a la UE una mayor atención frente a esta crisis migratoria que está afectando a la unión. Este mismo día, llegaron alrededor de unos 3000 solicitantes de asilo al territorio austriaco desde Hungría y se espera la llegada de más buscadores de refugio.

"Aunque este problema se pudo resolver de manera humanitaria ayer (viernes) por la noche, hay que abrir los ojos sobre el desorden que hay en Europa en este momento", declaró el ministro de Asuntos Exteriores austriaco, Sebastian Kurz, en la reunión mantenida en Luxemburgo.

La alarmante cifra de 340 mil personas que ha llegado a las fronteras europeas ha desatado una crisis de refugiados sin precedentes en el viejo continente, mientras la UE se debate entre cuotas de asilo y cierre de fronteras, el mundo contempla las imágenes de personas desesperadas en Hungría, que tratan de subirse a un tren con destino a Alemania o Austria.  

Por otro lado, otras personas tratan de llegar a las costas europeas cruzando el Mediterráneo en botes inflables y endebles pero no llegan a su destino como ha ocurrido recientemente frente a las islas griegas.

Esto ocurre mientras el pasado abril la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió de que las medidas minimalistas de la UE resolverían la crisis de inmigración.

Según la ONU, la cifra de refugiados que han arriesgado su vida intentando cruzar el Mediterráneo en el 2015 asciende a más de 300.000, y más de 2500 han muerto en el trayecto.

krd/ncl/hnb

Comentarios