• El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, habla durante una conferencia de prensa en Bruselas (Bélgica), 25 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 2 de febrero de 2019 1:58

La OTAN informa de que no tiene la intención de desplazar los nuevos misiles nucleares a Europa, pese a la retirada de EE.UU. del histórico tratado INF con Rusia.

“La OTAN no tiene ninguna intención de desplegar nuevas armas nucleares con base en tierra en Europa”, ha indicado el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, en una entrevista concedida este viernes a la agencia británica Reuters.

Este mismo viernes, el Gobierno de Estados Unidos ha anunciado que suspenderá a partir del sábado el cumplimiento de las obligaciones estipuladas en el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) y comenzará el proceso de retirada en seis meses.

Stolenberg, no obstante, ha destacado que la OTAN debe asegurarse “de mantener una disuasión creíble y efectiva” en Europa, sin detallar las opciones militares que podría implicar esa disuasión respecto a Rusia.

En otra entrevista realizada con la cadena de televisión pública noruega NRK, el jefe de la OTAN ha asegurado que el bloque militar seguirá trabajando con Rusia “para lograr que se respete el tratado INF”.

La OTAN no tiene ninguna intención de desplegar nuevas armas nucleares con base en tierra en Europa”, ha indicado el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg.

 

Los países de la OTAN han expresado esta misma jornada su apoyo a la retirada de Washington del INF, un pacto suscrito en 1987 entre la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y Estados Unidos para prohibir los misiles balísticos y de crucero con alcance de entre 500 y 5500 kilómetros.

Tanto EE.UU. como la Alianza Atlántica acusan a Rusia de violar el INF “desarrollando en secreto” dichas armas y usan este pretexto para justificar la salida de Washington del acuerdo.

Rusia, por su parte, niega tajantemente las acusaciones y denuncia que es EE.UU. el que incumple tal tratado al desplegar escudos antimisiles cerca de sus fronteras occidentales.

Además, Moscú ha arremetido contra Washington por “ignorar” todas las propuestas “constructivas” de Rusia para salvar el INF, alertando, a su vez, de “un conflicto global”, si el pacto con EE.UU. es anulado.

myd/ctl/ahn/mjs

Comentarios