• El portavoz de la Cancillería iraní, Seyed Abas Musavi, en una rueda de prensa en Teherán, la capital.
Publicada: viernes, 31 de enero de 2020 8:55
Actualizada: viernes, 31 de enero de 2020 10:13

Irán asegura que sanciones de EE.UU. contra el jefe de la Organización de la Energía Atómica no tendrán impacto en el progreso del programa nuclear del país.

Ali Akbar Salehi es una destacada personalidad científica y política del país y la sanción en su contra, que solo proviene de la desesperación [de EE.UU.] no tendrá ninguna influencia en el progreso de los programas nucleares pacíficos de la República Islámica de Irán”, ha declarado este viernes el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Seyed Abás Musavi.

Las declaraciones de Musavi se producen luego de que el Departamento del Tesoro de EE.UU. publicara el jueves un comunicado en el cual ha anunciado restricciones económicas contra Salehi y la entidad que dirige, la Organización de la Energía Atómica de Irán (OEAI).

Tal medida realizó en línea con la llamada política de “máxima presión” que recae sobre Teherán por parte de Washington, después de que este último se retirara en mayo de 2018 del acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), suscrito en 2015 por Irán y el Grupo 5+1 —entonces integrado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—.

En este sentido, el vocero iraní ha señalado que no es la primera vez que se le incluye a Salehi en la lista de sanciones ilegales y unilaterales de Estados Unidos, para luego agregar que “también no es la primera vez que los científicos nucleares de Irán son blanco del odio de Estados Unidos e Israel”.

 

En otra parte de sus declaraciones, Musavi ha indicado que esta actitud solo deja en evidencia que los funcionarios estadounidenses toman tales medidas a fin de desviar la atención pública de los problemas que tienen en su país.

En este sentido, ha mencionado las preocupaciones que tiene el Gobierno estadounidense por el proceso del juicio político contra su presidente, Donald Trump, y también por su fracaso en el llamado “acuerdo del siglo”, un plan presentado hace unos días que viola los derechos de los palestinos en sus territorios.

La política de máxima presión de Estados Unidos ha llegado a un callejón sin salida, ha destacado Musavi, añadiendo que el camino de Irán hacia la independencia y la autosuficiencia no se detendrá con tales medidas de Estados Unidos.

Irán, que insiste en que protegerá los derechos que le otorga el acuerdo nuclear, decidió reducir gradualmente sus compromisos, ante la violación estadounidense del pacto y al ver arriesgados sus intereses, dada la inacción de Europa. Ali Asqar Zarean, el vicepresidente de la OEAI, aseguró el pasado sábado que Irán ya puede enriquecer uranio en cualquier nivel que quiera.

EE.UU. acusa a Irán de violar el convenio y de desarrollar armas nucleares, pese a que todas las actividades e instalaciones nucleares de Teherán están bajo la estricta supervisión de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

El país persa llama a los firmantes del convenio a respetar el mismo, sin embargo, sigue asegurando que no puede ser el único comprometido al pacto.

nlr/ktg/nsr/hnb