• ONG critica a Londres por reanudar venta de armas a Arabia Saudí
Publicada: sábado, 11 de julio de 2020 23:31
Actualizada: domingo, 12 de julio de 2020 2:40

Una ONG ha puesto en tela de juicio la decisión del Reino Unido de volver a vender armas a Arabia Saudí, país que lidera una brutal campaña militar contra Yemen.

Londres suspendió el año pasado sus exportaciones de armas al reino árabe, después de que activistas británicos llevaran el caso a los tribunales a los que Londres prometió no otorgar ninguna nueva licencia de venta de armas a Riad.

Sin embargo, en una revisión posterior, el Gobierno británico encontró “incidentes aislados” de posibles violaciones, pero excluye que haya un “claro riesgo” de futuros ataques o hechos de violencia vinculados a la venta de armas.

Este nuevo giro, para la organización no gubernamental Campaña contra el Comercio de Armas (CAAT, por sus siglas en inglés), con sede en Londres, constituye una “bancarrota moral”, puesto que, alerta la oenegé, Arabia Saudí podría usar el armamento británico para matar a niños y mujeres yemeníes.

El anuncio del Reino Unido sobre de retomar el envío de armas a Arabia Saudí ha reavivado las críticas de los grupos pro derechos humanos, según los cuales, Londres ha otorgado licencias al régimen de Riad por valor de casi 5,3 mil millones de libras desde el inicio de la agresión saudí contra Yemen en 2015.

Estos activistas, además, han descubierto que Londres está implicado en el bloqueo aéreo, marítimo y terrestre impuesto por Arabia Saudí a Yemen, el país más pobre del mundo árabe.

 

En realidad, lo que están haciendo (el Reino Unido) es ayudar y apoyar al bloqueo saudí sobre las fuerzas yemeníes que luchan por la independencia en su propia tierra. Entonces, hay una complicidad británica absoluta en los crímenes de guerra en Yemen”, resalta el periodista y analista político Sedey Mohsin Abás, en una entrevista concedida a Press TV.

De hecho, el férreo bloqueo ha creado serias dificultades a la importación de alimentos, equipos médicos, etc. para Yemen. Los Al Saud, no obstante, justifican su medida, diciendo que es para presionar al movimiento popular Ansarolá. Mientras, organizaciones humanitarias denuncian que la población civil, sobre todo los niños, es la más afectada por el cerco y los bombardeos saudíes.

En agosto de 2019, un panel de expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) descubrió fragmentos de sistemas de misiles de guía láser, de fabricación británica, en una región ubicada en Saná, capital de Yemen, que había sido blanco de ataques aéreos de Arabia Saudí y sus aliados.

Meses después, en diciembre del mismo año, la organización humanitaria británica Oxfam reveló que la venta de armas del Reino Unido a la coalición, liderada por Arabia Saudí, contra Yemen, ha aumentado en un 45 % en los últimos años.

La agresión a Yemen ya cumplió cinco años mientras que los ataques saudíes, en muchas ocasiones perpetrados con aeronaves y bombas fabricadas en países occidentales, han dejado más de 100 000 muertos entre los yemeníes, la mayoría de ellos civiles.

myd/ncl/rba