• Cañete: La UE no “dará su brazo a torcer” ante May y su Brexit
Publicada: viernes, 14 de diciembre de 2018 18:03

El ‘Brexit’ de la premier británica vive una situación “difícil” por guerras internas y por los intereses de la UE, que no dejan lugar para una renegociación.

La primera ministra británica, Theresa May, ha asegurado hoy viernes que habrá más conversaciones con la Unión Europea (UE) en los próximos días sobre el Brexit y que obtendrá más garantías de Bruselas para salvar el acuerdo sobre la salida del Reino Unido del bloque europeo en el Parlamento británico.

En una entrevista concedida hoy mismo a HispanTV, el analista económico Gonzalo Cañete ha dicho que considera “difícil” que la primera ministra pueda sacar a Bruselas más garantías para salvar su acuerdo de divorcio y conseguir la aprobación del Brexit en el Parlamento.

Según el analista, la UE tiene un interés claro en que el Reino Unido continúe siendo socio comercial del bloque y que siga dentro del mercado común, por lo que no ve conveniente “dar su brazo a torcer o renegociar un acuerdo en el que mantiene una posición fuerte”.

Mientras tanto, el exprimer ministro británico Tony Blair ha llamado a Londres y a la Unión a prepararse para retrasar la fecha del Brexit más allá del 29 de marzo de 2019, por la posibilidad de que deban “prolongarse las negociaciones o de que haya un segundo referéndum” en el Reino Unido sobre la cuestión.

 

Sobre las declaraciones de Blair, Cañete ha rechazado la posibilidad de que el Brexit se retrase para más negociaciones, dada la complejidad del acuerdo y su “increíble” magnitud, además de que a la UE no le conviene.

Asimismo, el experto no cree que en caso de haber un segundo referéndum, como ha sugerido Blair, vaya a votar más gente a favor de permanecer en la UE, un bloque que a su juicio “realmente no está evolucionando demasiado y tiene dificultades económicas fuertes”.

El borrador del acuerdo del Brexit entre el Reino Unido y la UE ha provocado gran agitación política en el Reino Unido, con May asaltada por todos lados. Los que se oponen al borrador lo rechazan diciendo que no sirve los intereses nacionales.

Ante el temor a que el Parlamento británico rechace el acuerdo, la primera ministra tuvo que aplazar el martes la votación parlamentaria y enfrentarse, al día siguiente, a una moción de censura —sin éxito alguno— en el seno del grupo parlamentario de su propio Partido Conservador.

Fuente: HispanTV Noticias

tmv/mla/mtk/alg

Comentarios