• Londres colabora en la tortura de sospechosos tras atentados del 11-S
Publicada: miércoles, 4 de julio de 2018 1:40
Actualizada: jueves, 5 de julio de 2018 3:12

Londres debe decidir si acepta una petición parlamentaria para investigación sobre participación en secuestro y tortura de sospechosos, tras atentados del 11-S.

El Gobierno británico debe decidir si acepta una petición parlamentaria para iniciar una investigación judicial sobre las consecuencias legales de la participación del Reino Unido en el secuestro y tortura de sospechosos, tras los ataques del 11 de septiembre, después de la publicación de un informe del Comité de Inteligencia y Seguridad británico, que ha investigado estos hechos.

Las declaraciones de Dominic Grieve, fiscal general y miembro del Parlamento por el Partido Conservador, el pasado 28 de junio, siguen la publicación de dos informes del Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento que investigaban la participación británica en la detención, traslado y entrega a países terceros, sin un proceso legal, para la práctica de torturas de cientos de personas tras los ataques del 11 de septiembre.

Grieve, quien presidió este Comité, añadía que no tuvieron los poderes ni el acceso necesario para completar esta investigación, debido a que la primera ministra, Theresa May, bloqueó el acceso a ciertos oficiales de aparecer ante el Comité.

Ante la falta de acceso a personal clave, ante la falta de respuestas derivadas de la investigación, y ante el conocimiento de que ciudadanos o residentes británicos fueron víctimas de estas prácticas, el Parlamento británico pide una nueva investigación judicial, que determine la responsabilidad del entonces primer ministro británico, Tony Blair, y de su ministro del Interior, Jack Straw, en éstas prácticas ilegales.

Según informa la agencia británica de noticias Reuters, un agente del Servicio de Inteligencia afirma que los espías británicos fueron presionados por las autoridades políticas de entonces. Fuentes del gobierno han indicado que darán su respuesta en un plazo de 2 meses.

Ian Díez, Londres.

mhn/hnb

Comentarios