• La fachada norte de la Casa Blanca, sede presidencial de EE.UU., situada en Washington D.C., la capital federal de la nación norteamericana. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 30 de abril de 2021 1:43

Agencias federales de EE.UU. investigan misteriosos “ataques de salud” en el suelo del país norteamericano, incluido uno cerca de la Casa Blanca.

Los estudios sobre los catalogados como “incidentes de salud inexplicables” se iniciaron después de que dos funcionarios estadounidenses experimentaran “señas de identidad” similares al llamado “síndrome de La Habana”, que supuestamente sufrieron diplomáticos y espías estadounidenses en Cuba.

Uno de los ataques inexplicables ocurrió en noviembre cerca del Elipse, el césped ovalado al sur de la Casa Blanca. La persona afectada es un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense, conforme reportó la cadena de noticias local CNN.

El otro ocurrió en 2019, cuando un funcionario de la Casa Blanca, que paseaba a su perro en un suburbio de Washington, en Virginia, se enfermó, según un informe de la revista GQ el año pasado.

Tras los ataques, la CIA, y los Departamentos de Estado y Defensa (el Pentágono) iniciaron investigaciones, pero sin ninguna conclusión hasta el momento.

Este jueves, la directora de Inteligencia Nacional de EE.UU., Avril Haines, dijo a una comisión legislativa que trabajaría para proporcionar más información al Congreso sobre esas investigaciones, después de que se le preguntó sobre los ataques reportados. Según la agencia noticiera NBC News, no dio más detalles “porque la información está clasificada”.

“Entiendo completamente que obtener la información es fundamental para que pueda responder a estos temas y asegurarse de que es capaz de tomar buenas decisiones”, dijo Haines a la senadora demócrata Jeanne Shaheen, durante su testimonio ante el Comité de Servicios Armados del Senado.

“Nuestra preocupación obviamente con la clasificación se debe a que protege las fuentes y los métodos y es fundamental para nuestra seguridad nacional”, agregó Haines.

 

Según la Academia Nacional de Científicos, la ola de misteriosas lesiones cerebrales, que supuestamente comenzó en Cuba en 2016, es muy probablemente el resultado de algún tipo de dispositivo de energía de microondas.

Los síntomas incluyen escuchar sonidos extraños seguidos de mareos, náuseas, fuertes dolores de cabeza y pérdida de la memoria que, en algunos casos, puede continuar durante años.

“La salud y el bienestar de los servidores públicos estadounidenses es una prioridad fundamental para la Administración de [presidente Joe] Biden. Nos tomamos muy en serio todos los informes de incidentes de salud de nuestro personal”, aseguró un portavoz de la Casa Blanca.

Al parecer, ha habido decenas de víctimas, la mayoría de las cuales estaban estacionadas en Cuba y China, con un puñado de casos en otros lugares.

El año pasado, Cuba rechazó un informe del Gobierno de Estados Unidos que sugería que los diplomáticos y espías estadounidenses en la isla fueron blanco de ataques con energía de microondas pulsada y, como resultado, sufrieron ciertas lesiones.

El alegato sirvió de pretexto a la Administración de Donald Trump para el retiro de parte de su personal diplomático de la capital cubana y dañar las relaciones entre ambos países, retomadas en 2015, por su antecesor Barack Obama, tras 54 años de ruptura.

mep/ncl/rba