• Ned Price, portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., en su primera rueda de prensa, Washington D.C. (la capital), 2 de febrero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 4 de febrero de 2021 2:01

Gobierno estadounidense dice sentirse “decepcionado” con la decisión de la CIJ de La Haya de declararse competente para juzgar la denuncia de Irán en su contra.

Sentimos un gran respeto por la Corte Internacional de Justicia [CIJ], [pero] nos sentimos decepcionados con que no diera cabida a nuestros bien fundados argumentos de que el caso presentado por Irán está fuera de su jurisdicción”, ha afirmado este miércoles Ned Price, portavoz del Departamento estadounidense de Estado.

Estas declaraciones se producen en respuesta a la decisión tomada por la CIJ sobre la cuestión de examinar el litigio entre Irán y EE.UU. y, por ende, juzgar una denuncia de Teherán interpuesta contra Washington por la reimposición de sanciones económicas en su contra.

De hecho, el alto tribunal de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha rechazado todas las objeciones preliminares presentadas por el Gobierno estadounidense al respecto.

El diplomático norteamericano ha dicho, en este sentido, que este dictamen “es una decisión preliminar, no una decisión sobre el fondo”, puesto que, a su entender, lo que planteó Teherán estaba “más allá de la jurisdicción de la Corte”, razón por la cual, “no debería haber sido aceptado”.

 

Cabe recordar que, en 2018, la Administración estadounidense, entonces presidida por Donald Trump, se retiró del acuerdo nuclear de 2015 —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)—, y reimpuso y amplió las sanciones antiraníes que habían sido levantadas en virtud de dicho convenio.

Ante tal coyuntura, Irán llevó a EE.UU. ante la CIJ ese mismo año, al interponer una denuncia que afirmaba que Washington había violado el Acuerdo de Amistad entre los dos países, que se remonta a 1955.

Así, la CIJ dictaminó en octubre de 2018 que Washington debía suspender las sanciones impuestas a Irán relacionadas con bienes humanitarios, medicamentos y aviación civil, y advirtió que las medidas antiraníes de EE.UU. podrían acarrear consecuencias “irreparables”.

El levantamiento de los embargos ha sido el principal foco de las precondiciones de Teherán para cualquier regreso de Washington al pacto nuclear, después de que el nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, abogara por volver al acuerdo.

mrp/anz/mkh