• El senador republicano Marco Rubio habla con la prensa dentro del Capitolio en Washington, DC., el 21 de mayo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 25 de septiembre de 2020 15:02

Varios senadores de EE.UU. piden embargar las cuentas personales de Vladimir Putin por el supuesto vínculo del Kremlin en el envenenamiento del opositor Navalni.

Un grupo de senadores estadounidenses propone un proyecto de ley que contemple la posibilidad de imponer una nueva serie de sanciones contra Moscú por su supuesta implicación en el “envenenamiento” del opositor Alexéi Navalni, según recoge un comunicado de Marco Rubio, senador republicano por el estado de Florida, difundido el jueves.

La nota sugiere que el proyecto de ley debería ir acompañado de un informe sobre las finanzas personales del presidente de Rusia, Vladimir Putin, ya que, según los firmantes del pedido, la fuente de los ingresos del líder ruso proviene supuestamente de algún tipo de acto ilícito.

El proyecto de ley propuesto (...) requerirá que la Administración estadounidense haga todo a su alcance para abrir una línea de investigación que revele todas y cada una de las fuentes de riqueza y el nivel de la corruptela que ha enriquecido a Putin”, anotó Rubio en su misiva, no sin antes acusar a Moscú de “no detenerse ante nada para silenciar o intimidar a los ciudadanos rusos” que supuestamente revelan a la opinión pública en general la corrupción del Kremlin. 

 

Ante esta situación, el escrito subraya la necesidad imperante de que en el seno de la Cámara Alta estadounidense se apruebe una normativa que imponga una serie de medidas restrictivas contra cada una de las autoridades rusas que supuestamente son cómplices de violar los principios del derecho internacional.

La solicitud de corte punitiva se produce después de que las autoridades alemanas sostuvieran que Navalni, un activista líder opositor ruso, fuera envenenado con el agente nervioso Novichok, la misma sustancia química que se habría usado en un ataque perpetrado contra el doble agente británico Serguéi Skripal y su hija en el Reino Unido en 2018.

Berlín vinculó rápidamente el incidente de Navalni con el Kremlin, argumentando que la sustancia venenosa, a la que supuestamente muy pocas personas tienen acceso, estaba “en posesión” de las autoridades rusas. Los alemanes aseguraron que las conclusiones alcanzadas por sus especialistas militares fueron confirmadas por laboratorios en Francia y Suecia, pero no presentaron ni hicieron público los resultados de tales investigaciones. 

Rusia, desde el principio, ha rechazado cualquier implicación en el supuesto ataque con sustancias tóxicas a Navalni y ha pedido a Alemania presentar pruebas de sus señalamientos.

krd/lvs/nkh/mkh