• Soldados de Guardia Nacional de Estados Unidos, preparados para detener las protestas antirracistas en Rhode Island, 5 de junio de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 7 de junio de 2020 2:06

La Guardia Nacional informó que ha desplegado a más de 40 000 militares en todo EE.UU., desde el inicio de las protestas contra el racismo y la violencia policial.

“Hoy hay más de 43 300 miembros de la Guardia Nacional desplegados en 34 estados y el D.C. en apoyo a las fuerzas de seguridad ante los disturbios civiles, mientras que hay más de 37 000 militares de la Guardia que siguen apoyando a la respuesta por la COVID-19”, ha informado este sábado la Guardia Nacional de EE.UU. a través de su cuenta de Twitter.

Estas cifras se dan a conocer en el décimo día de protestas que se desarrollan en varias ciudades de Estados Unidos y de otros países del mundo, tras difundirse un vídeo en el que se puede ver cómo un policía blanco presiona con su rodilla el cuello del afroestadounidense George Floyd contra el suelo durante unos diez minutos hasta matarlo. Este crimen tuvo lugar el 25 de mayo en Mineápolis, estado de Minesota.

Las cifras anunciadas por la Guardia Nacional suponen un despliegue adicional de 1800 militares con respecto al viernes, lo que refuerza la tesis de la respuesta “dura” que defiende el presidente estadounidense, Donald Trump, que califica de “anarquistas” y “antifascistas” a los responsables de las protestas y disturbios en todo el país.

 

Esto ocurre en medio de las tensiones entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, quien el miércoles mostró su firme rechazo a la recomendación del mandatario sobre el despliegue de la Guardia Nacional “en cantidades suficientes” para detener las movilizaciones que siguen con un ritmo imparable en el país.

En medio de las movilizaciones contra el racismo y la brutalidad policial en Estados Unidos, surge el debate sobre la represión de las recientes protestas, que son las más importantes desde la década de 1960 cuando la minoría negra luchó por los derechos civiles.

La Policía de Estados Unidos ha atacado con gases lacrimógenos a los manifestantes y arrestado a cientos de ellos en varias ciudades del país; sin embargo, las protestas continúan, en particular en Mineápolis, donde ocurrió el asesinato de Floyd.

La brutalidad de la Policía de EE.UU. ha suscitado críticas de diversas organizaciones de derechos civiles, que consideran estos actos propios de un sistema inherentemente racista y que se ha exacerbado en los últimos años debido a las políticas del actual inquilino de la Casa Blanca.

mrp/ncl/rba