• Soldados de la Guardia Nacional de EE.UU. durante una manifestación en Boston, Massachusetts, 3 de junio de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 4 de junio de 2020 18:07

Un portavoz de la Casa Blanca no descarta recurrir al Ejército para reprimir a los manifestantes que protestan contra el racismo en Estados Unidos.

Todas las opciones están sobre la mesa”, ha declarado este jueves Hogan Gidley, vocero de la Casa Blanca, en respuesta a la pregunta sobre la posibilidad del uso de tropas federales para reprimir a los manifestantes que salen a las calles para protestar contra el brutal asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco.

Floyd murió el pasado 25 de mayo en la ciudad de Mineápolis, en el estado norteño de Minesota, luego de que un policía blanco lo inmovilizara contra el suelo clavándole una rodilla en el cuello por varios minutos, mientras el afroamericano suplicaba que lo dejasen respirar. Tal trágico incidente ha generado protestas en diversas ciudades estadounidenses

En respuesta a manifestaciones en todo EE.UU., Trump anunció el masivo despliegue de “miles y miles de soldados fuertemente armados, efectivos militares y agentes del orden público”, con el objetivo de detener las protestas y prometió usar el Ejército si no se sofocan las marchas.

 

La iniciativa de Trump de enviar militares para frenar las manifestaciones en el país ha aumentado las discordias entre la Casa Blanca y el actual secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, quien se opuso públicamente a esta idea.

Al respecto, Gidley ha señalado que cualquier decisión de invocar la Ley de Insurrección de 1807 y desplegar tropas militares y federales de la Guardia Nacional en EE.UU. para detener las protestas en curso recae solo en el presidente Donald Trump. “Él fue elegido”, agrega.

Por otro lado, el portavoz estadounidense se ha referido a las declaraciones del exsecretario de Defensa de EE.UU. James Mattis, quien ha comparado a Trump con los “nazis” y criticado su iniciativa de desplegar el Ejército para sofocar las protestas.

“El general no tiene idea de lo que está sucediendo en las ciudades estadounidenses o, en realidad, peor aún, ha hecho la vista gorda”, agrega.

fmk/ktg/rba