• El Dr. Anthony Fauci (izq.) y el presidente de EE.UU., Donald Trump, en una sesión informativa sobre el coronavirus, 10 de abril de 2020. (Foto: Reuters)
Publicada: martes, 5 de mayo de 2020 16:32
Actualizada: miércoles, 6 de mayo de 2020 2:49

El médico que lidera la lucha de EE.UU. contra la COVID-19 rechaza la versión ofrecida por Donald Trump sobre el “origen artificial” del nuevo coronavirus.

“Si se observa la evolución del virus en murciélagos y lo que hay ahora”, todo apuntaría a que “no pudo haberse manipulado de forma artificial o deliberada”, dijo el lunes el epidemiólogo Anthony Fauci en una entrevista concedida a National Geographic.

Al afianzar sus declaraciones, señaló que el virus “evolucionó en la naturaleza y después saltó entre especies”.

Fauci echó por tierra, de este modo, la tesis del presidente estadounidense, Donald Trump, y su secretario de Estado, Mike Pompeo, que aseguran que tienen pruebas que confirmarían que el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, ha sido fabricado en el laboratorio de la ciudad china de Wuhan, donde comenzó el brote vírico.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó el lunes que lo más probable es que el nuevo coronavirus tenga un origen animal.

 

Al respecto, Michael Ryan, director de emergencias de la OMS, tildó de “especulativas” las citadas declaraciones de las autoridades norteamericanas y rechazó que el organismo hubiera recibido “ningún dato ni prueba específica del Gobierno estadounidense sobre el presunto origen del virus”.

Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIH, por sus siglas en inglés), volvió, en la entrevista, a pronunciarse en contra de la relajación de las reglas de distanciamiento social, en la que sigue insistiendo Trump pese a la rápida propagación del coronavirus.

Dijo que existe un claro riesgo a que se produzca una segunda ola de la pandemia en EE.UU. a medida que los estados comiencen a reabrir las actividades económicas.

Efectivamente, Fauci se ha dispuesto a decir las verdades más duras, incluso aunque ello suponga contraponerse a Trump, y en varias ocasiones ha contradicho las declaraciones del mandatario norteamericano, que es acusado de manejar la crisis sanitaria en EE.UU. de manera caótica y negligente.

Por todo ello, parece que Fauci supone un estorbo para Trump y su Administración, por ello no resulta nada extraño que un subcomité de la Cámara de Representantes informara el viernes que la Casa Blanca ha impedido que Fauci testifique la próxima semana en una audiencia sobre el coronavirus.

tqi/anz/myd/rba