• Director General de Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, en conferencia de prensa, 9 de marzo de 2020, Ginebra (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 4 de mayo de 2020 22:29
Actualizada: martes, 5 de mayo de 2020 0:59

La OMS asegura que el coronavirus es de origen natural y rechaza las insinuaciones de EE.UU. que afirma que el virus fue creado en un laboratorio chino.

“El coronavirus circula de forma ancestral entre los murciélagos, es algo que sabemos basándonos en la secuencia genética de este virus. Lo que necesitamos entender es cuál ha sido el animal que actuó como intermediario, es decir que fue infectado por los murciélagos y lo transmitió al humano”, señaló el lunes la jefa del departamento de enfermedades emergentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Van Kerkhove, en una rueda prensa.

El organismo, de este modo, rechazó la autenticidad de las declaraciones de las autoridades estadounidenses, entre ellas el secretario de Estado Mike Pompeo, que aseguran que tienen pruebas que confirmarían que el coronavirus se ha fabricado en el laboratorio de la ciudad china de Wuhan, donde comenzó el brote del nuevo coronavirus, causante de la enfermedad de COVID-19.

Al respecto, Michael Ryan, el director de emergencias de la OMS, tildó de “especulativas” las citadas declaraciones de las autoridades norteamericanas y rechazó que el organismo hubiera recibido “ningún dato ni prueba específica del Gobierno estadounidense sobre el presunto origen del virus”.

 

El laboratorio de Wuhan ha descartado toda responsabilidad sobre las acusaciones hechas por EE.UU., y ha calificado como “imposible” la hipótesis que propone que el virus surgió en ese lugar.

Por su parte, la prensa china ha tachado de “alocada” e “infundada” las referidas acusaciones de EE.UU. “La hipótesis del ‘virus filtrado de un laboratorio de Wuhan’ es una mentira completa y absoluta”, indicó la cadena china CCTV.

Desde el comienzo del brote del nuevo coronavirus, el Gobierno de EE.UU. ha emprendido una guerra propagandística contra China, refiriéndose al virus como un “virus chino”.

Washington, asimismo, acusa a Pekín de “ocultar información crucial” sobre el desarrollo del brote del nuevo coronavirus durante las primeras etapas. Repitiendo tales afirmaciones, el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el domingo que los aranceles serían “el castigo máximo” contra China.

China, no obstante, ha tachado los infundios de EE.UU. de “ficticios” y ha advertido de los intentos de Washington por politizar la pandemia.

tqi/lvs/nsr/hnb