• El portavoz de la Cancillería china, Geng Shuang, en una rueda de prensa.
Publicada: martes, 28 de abril de 2020 1:50

China rechaza las acusaciones de EE.UU. contra Pekín respecto a la COVID-19 y llama a Washington a aclarar las dudas sobre el manejo de esta pandemia.

“China se opone a la creación y difusión de desinformación por parte de cualquier persona u organización. China es una víctima de la desinformación, no un iniciador. Crear la información engañosa y acusaciones no se propone de ninguna manera en lugar de la cooperación internacional contra esta enfermedad generalizada y debe rechazarse por completo”, ha indicado este lunes el Ministerio chino de Asuntos Exteriores a través de su cuenta de Twitter.

De esta manera la Cancillería china responde al Gobierno estadounidense, presidido por Donald Trump, que ha acusado reiteradas veces a las autoridades chinas de “ocultar información crucial” sobre el desarrollo del brote del nuevo coronavirus en el país asiático durante las primeras etapas. Según Washington, Pekín no ha informado abiertamente la cantidad de infectados y enfermos, ni que el virus se puede transmitir entre humanos.

En otro tuit, China asegura que cada vez hay más dudas sobre cómo Estados Unidos maneja la COVID-19 y ha preguntado: “¿cuándo ocurrió el primer caso en Estados Unidos? ¿El Gobierno estadounidense está ocultando algo? ¿Por qué están buscando desesperadamente atribuir la culpa hacia otros países y organizaciones internacionales? Tanto el pueblo estadounidense como la comunidad internacional exigen una respuesta por parte del Gobierno de este país”, ha expresado.

 

Asimismo, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang, en una rueda de prensa sostenida este mismo lunes, ha resaltado la creciente preocupación de los ciudadanos estadounidenses sobre si el Gobierno de Trump ha respondido de manera oportuna y efectiva al brote.

Según una información divulgada a mediados de este mes por el diario estadounidense New York Time (NYT), Trump sabía del peligro que se cernía sobre su país y el mundo y decidió no hacer nada ante el virus. Por lo tanto, varios funcionarios estadounidenses culpan al mandatario por la crisis sanitaria en Estados Unidos y haber minimizado el problema desde el principio.

El vocero chino ha expresado esperanza de que la Administración de Trump “pueda responder oportunamente a las preocupaciones de su propio pueblo y de la comunidad internacional”, y que, “la OMS (Organización Mundial de la Salud) también podría ser invitada a ayudar en la revisión de este proceso”.

Esto, después de que el 14 de abril, el mandatario estadounidense anunciara la suspensión de la ayuda de su país a la OMS acusándola de “mala gestión” frente a la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19., un hecho criticado por varios países y organismos. Sin embargo, el organismo asegura que había alertado sobre el peligro de la letal enfermedad desde el primer día.

Según datos oficiales ofrecidos por el portal Worldometer, EE.UU., con más de un millón de casos diagnosticados y casi 57 000 muertes, se ha convertido en el epicentro de la letal enfermedad.

mrp/ncl/mrz/hnb