• Los trabajadores del sector de la salud llevan a un paciente a una ambulancia, Nueva York, EE.UU.,11 de abril de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 12 de abril de 2020 9:19

Funcionarios de salud pública de EE.UU. ya habían advertido desde enero al presidente estadounidense sobre la propagación del COVID-19, revela un informe.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, el mes pasado declaró que nadie sabía que el coronavirus se extendería tanto en el mundo, y reclamó que no podían haberse previsto este problema. Sin embrago, los documentos y las entrevistas revelados por el diario estadounidense New York Times (NYT), muestran lo contrario.

El artículo publicado el sábado por dicho rotativo ha revelado que Carter Mecher, el asesor médico de alto rango del Departamento de Asuntos de los Veteranos, había enviado el 28 de enero un correo electrónico a un grupo de expertos en salud pública que se encuentran en el Gobierno de Trump, en el que advirtió que “el previsto tamaño del brote [de COVID-19] parece difícil de creer”. 

“Una semana después que el primer caso del nuevo coronavirus fue identificado en EE.UU., y seis largas semanas antes de que Trump finalmente tomara una acción para confrontar el peligro que la nación estaba enfrentando (…) Mecher le urgió a los altos mandos de salud pública del país que despertaran y se prepararan para la posibilidad de tomar una medida mucho más drástica”, ha revelado el artículo.

NYT ha agregado que Mecher estaba solo y su voz no llegó a ningún lado. Durante el mes de enero, en repetidas ocasiones, Trump minimizó la gravedad del coronavirus y se enfocó en otros asuntos. Poco a poco, los asesores de la Casa Blanca y los expertos sonaron las alarmas y enfatizaron que se necesitaban una acción agresiva.

 

El informe ha sostenido que, sin embargo, Trump demoró en entender la magnitud del riesgo y actuar adecuadamente, en lugar de eso se enfocó en controlar el mensaje, proteger las ganancias en la economía y desechar las advertencias de sus funcionarios.

Debido a las disputas en la Casa Blanca, ha agregado NYT, la toma de decisiones también fue complicada. Estos altercados causaron un retraso en la implementación de las recomendaciones de funcionarios médicos y de salud.

NYT ha manifestado que “la oficina del Consejo de Seguridad Nacional —responsable del seguimiento de las pandemias— recibió informes de inteligencia a principios de enero que predecían la propagación del virus en Estados Unidos, y en cuestión de semanas estaba planteando opciones como mantener a los estadounidenses fuera del trabajo y cerrar ciudades del tamaño de Chicago. No obstante, Trump evitó esos pasos hasta el mes de marzo.

Además, el 29 de enero, en una nota ofrecida por su asesor comercial, Peter Navarro, advirtió a Trump sobre las consecuencias nefastas del brote de COVID-19 y hasta puso en alarma la posibilidad de muerte de medio millón de personas y billones de dólares en pérdidas económicas.

mrz/lvs/ftn/msf