• Trasladan los cuerpos de muertos por coronavirus a un camión de refrigeración, Nueva York, 6 de abril de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 13 de abril de 2020 2:10
Actualizada: lunes, 13 de abril de 2020 6:23

Cuando la pandemia del coronavirus termine, podría dejar más muertes que las ocurridas en todas las guerras, desde 1945, más de 110 mil fallecidos.

Según un análisis publicado el domingo en el portal entornointeligente, las alarmantes cifras de muertes por el nuevo coronavirus o COVID-19 prevén que podrían ser similares también a todos los decesos de EE.UU. en la Primera Guerra Mundial (116 000 aproximadamente).

En este sentido, el analista compara la gravedad de la pandemia actual con los peores momentos de la historia, como el ataque japonés en Pearl Harbor, los atentados de septiembre del 2001 (11-S) o la batalla de Gettysburg, la más letal en la guerra civil de EE. UU. del siglo XlX.

Y, de acuerdo con las proyecciones, esta semana que comienza podría ser igual o peor pues el pico, al menos para las áreas del país consideradas de alto impacto, debería llegar entre el 12 y el 16 abril.

En el análisis, se menciona el caso de Pearl Harbor, por ejemplo, que hasta el siglo pasado ocupaba el primer lugar de los peores ataques externos contra EE.UU., murieron 2400 personas. Ya en este siglo, los atentados del 11- dejaron 2977 víctimas mientras que el huracán Katrina, que azotó las costas del golfo de México en el 2005, mató a unas 1800 personas en una semana.

Lo mismo pasa en el caso de las guerras. En la de Irak han perecido 4500 estadounidenses en 17 años, mientras que la de Afganistán se ha llevado a 2500 en 19 años.

Dos casos más cercanos al impacto final que podría tener el virus son las guerras de Corea en 1950 y Vietnam en 1965. En los cuatro años de participación de EE.UU. en este primer conflicto murieron cerca de 40 000 estadounidenses, mientras que en el segundo fueron cerca de 60 000 en ocho años.

EE.UU. tiene el mayor número de casos registrados de coronavirus. Varios funcionarios locales le echan la culpa de tal situación al presidente Donald Trump, quien minimizó la crisis desde el principio y, además, prefiere sus negocios por encima de la salud de su pueblo.

La pandemia sigue propagándose muy rápido en el mundo, y ha infectado, hasta el momento, a más de 1,8 millones de personas en todo el orbe. Estados Unidos, con más de 557 000 casos diagnosticados y 21 952 muertes se ha convertido en el epicentro de la enfermedad y no cuenta con los medios para gestionar esta pandemia.

ncl/lvs/hnb