Ejército israelí, inquieto por lo que ve como una amenaza interna