‘Atacante de Múnich, un desequilibrado sin vínculos con Daesh’