La presencia de Irán en Latinoamérica se dejó sentir con fuerza