Lula no sacrificará su candidatura pese a los ataques judiciales