Nuevo portaaviones británico, ‘blanco cómodo’ para Armada rusa