Europa y el acuerdo con Irán: un pacto sepultado de buena fe