• Personal de emergencia introduce a un contagiado por coronavirus en una ambulancia en Nueva York, EE. UU., 5 de abril de 2020.
Publicada: miércoles, 29 de abril de 2020 5:39

Según los funcionarios y especialistas de la salud pública de EE.UU., la COVID-19 ya ha cobrado la vida de más estadounidenses que la Guerra de Vietnam.

Conforme con los datos compilados por la Universidad Johns Hopkins y los especialistas estadounidenses en el sector de la Salud Pública, en Estados Unidos los muertos por el nuevo coronavirus ya han superado los 59 000, una cifra más alta que la de los 58 220 estadounidenses que perdieron la vida en la Guerra de Vietnam.

Además, los contagiados en el país se han duplicado en las últimas tres semanas y han llegado a 1 035 765 contagios, lo que representa un tercio de todas las infecciones por la pandemia en el mundo.

Sin embargo, se cree que la cifra real de los contagios y muertos es mucho mayor de lo reportado, y Washington oculta a los estadounidenses la verdad sobre el contagio de coronavirus entre la población. Los funcionarios del sector de salud avisan de que la escasez de materiales necesarios y trabajadores idóneos limita la capacidad de pruebas.

 

Los expertos en salud pública han advertido que un levantamiento prematuro de las políticas de distanciamiento social podría provocar un aumento de las nuevas infecciones y han alarmado que el país podría enfrentar una segunda ola del virus a fines de 2020.

No obstante a pesar de todas las advertencias, muchos estados están implementando planes para permitir que la gente salga de sus hogares y se normalice la vida de la sociedad, y algunos estados han empezado a relajar las restricciones para ayudar a reactivar una economía golpeada por la pandemia.

Asimismo, los diarios estadounidenses han revelado recientemente que los servicios secretos del país habían emitido advertencias sobre el nuevo coronavirus en más de una docena de informes clasificados preparados para el presidente de EE.UU., Donald Trump, en enero y febrero, meses durante los cuales continuó minimizando la amenaza, lo que muestra su indiferencia e irresponsabilidad respecto a la vida de los ciudadanos de su país.

Trump la semana pasada en una conferencia de prensa, hizo la inaudita sugerencia de que a los pacientes se les inyectara desinfectantes o luz ultravioleta para “limpiar los pulmones”. Según los medios estadounidenses, el sábado más de 100 personas habían tenido que ser hospitalizadas por ingerir lejía o detergente siguiendo las mortales recomendaciones médicas del inquilino de la Casa Blanca.

mrz/ktg/ask/msf