• El presidente de EE.UU., Donald Trump, da una conferencia de prensa en la Casa Blanca, 28 de abril de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 28 de abril de 2020 21:00

Los servicios secretos de EE.UU. advirtieron con antelación del peligro del coronavirus, y ahora el número de contagiados en ese país sobrepasa el millón.

Las agencias de inteligencia de EE.UU. emitieron advertencias sobre el nuevo coronavirus en más de una docena de informes clasificados preparados para el presidente [de EE.UU.] Donald Trump en enero y febrero, meses durante los cuales continuó minimizando la amenaza, según informa este martes el diario estadounidense The Washington Post, que cita a funcionarios estatales retirados y en activo bajo condición de anonimato.

Las advertencias repetidas, según el diario, se transmitieron en múltiples informes diarios clasificados. Se trata de informes sensible presentados antes del amanecer y están diseñados para llamar la atención del presidente sobre los desarrollos globales más importantes y las amenazas de seguridad.

Los documentos rastreaban la propagación del coronavirus en todo el mundo, y revelaban que China estaba suprimiendo información sobre la transmisibilidad del contagio y la letalidad del patógeno, y planteaban graves consecuencias políticas y económicas.

Según los funcionarios citados por The Washington Post, el nivel de atención que los informes dedicaban al virus era comparable al que anteriormente se dio a amenazas terroristas vigentes, conflictos armados en el extranjero y otros problemas de seguridad.

 

Trump, sin embargo, restó importancia a esos reportes, y como resultado de su imprudencia cerril, vemos que el número de contagios confirmados por la COVID-19 en Estados Unidos ha superado este martes el millón, según el balance de la Universidad Johns Hopkins.

La pandemia se ha cobrado la vida de más de 58 000 personas en EE.UU., país. que actualmente encabeza el cómputo total de contagiados en todo el mundo con 1 024 375 casos. El epicentro de la epidemia se encuentra en la ciudad de Nueva York.

La semana pasada, en una conferencia de prensa, Trump hizo la inaudita sugerencia de que a los pacientes se les inyectara desinfectantes o luz ultravioleta para “limpiar los pulmones”. La boutade del mandatario no solo generó una fuerte polémica y rechazo entre la comunidad médica en EE.UU., sino que también demuestra su indiferencia e irresponsabilidad en lo que se refiere a la vida de otros seres humanos.

Los medios estadounidenses reportaron el sábado que más de 100 personas habían tenido que ser hospitalizadas por ingerir lejía o detergente siguiendo las certeras recomendaciones médicas del sin par inquilino de la Casa Blanca.

lvs/nii/