• Sistemas de defensa aérea S-400 de Rusia durante un desfile en Moscú, capital rusa.
Publicada: miércoles, 19 de junio de 2019 15:26
Actualizada: miércoles, 19 de junio de 2019 17:48

EE.UU. está sopesando castigar a Turquía con tres paquetes de “sanciones” por comprar a Rusia sistemas de defensa aérea S-400, informa la agencia ‘Bloomberg’.

El paquete más severo que se está discutiendo en el Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., el Departamento del Estado y el del Tesoro casi paralizaría la ya turbulenta economía turca, creen tres personas familiarizadas con el tema citadas de forma anónima hoy miércoles por la agencia norteamericana de noticias.

Pese a ello, la idea que suscita más apoyo por ahora es sancionar a varias compañías fundamentales para el sector turco de defensa aplicando la Ley para Contrarrestar a los Adversarios de EE.UU. mediante Sanciones (Caatsa, por su acrónimo en inglés), que concierne a entidades que hagan negocios con Rusia.

Tales embargos separarían efectivamente a esas compañías del sistema financiero de EE.UU., haciéndoles casi imposible comprar componentes estadounidenses o vender sus productos en el territorio norteamericano.

Las nuevas restricciones podrían imponerse ya en julio, cuando Turquía comience a recibir de Rusia los primeros componentes de sus sistemas de misiles tierra-aire S-400, publica Bloomberg.

LEER MÁS: Rusia entregará S-400 a Turquía en julio, en desafío a EEUU

 

El Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) anunció el 7 de junio que, si Ankara decidía seguir adelante con la compra, Washington adoptaría medidas de represalia para reducir la participación de Turquía en el programa de los cazas furtivos de quinta generación Lockheed Martin F-35 Lightning II. 

LEER MÁS: EEUU da a Turquía un ultimátum para renunciar a S-400 rusos

Cuatro días después, Mike Andrews, portavoz del Pentágono, hizo saber que EE.UU. había decidido poner fin a los entrenamientos de pilotos turcos para el manejo del F-35 que se realizaban en el aeródromo Luke de la Fuerza Aérea norteamericana.

El mismo 11 de junio, la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó una resolución que llama a la Casa Blanca a imponer sanciones a Ankara si adquiere los sistemas. El Gobierno turco tachó la resolución de “injusta” y denunció un golpe a su política exterior.

A pesar de las amenazas de Estados Unidos, las autoridades turcas han asegurado que la compra de equipo militar es un derecho soberano, y han descartado la posibilidad de renunciar a los S-400.

tmv/mla/rba

Comentarios