• El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ofrece una conferencia de prensa, Washington DC., 11 de marzo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 13 de marzo de 2019 11:18
Actualizada: miércoles, 13 de marzo de 2019 23:20

Pompeo pide a la industria del petróleo de EE.UU. que acompañe al Gobierno en sus políticas para reducir la venta de crudo de Irán, Rusia, China y Venezuela.

“Estamos comprometidos a reducir las exportaciones del crudo iraní a cero tan pronto como las condiciones del mercado lo permitan”, dijo el martes el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en la segunda jornada de la conferencia anual sobre energía, organizada por la empresa IHS Markit, que tiene lugar en Houston, Texas, según ha recogido hoy miércoles la agencia británica de noticias Reuters.

“Tenemos que remangarnos y competir: facilitando las inversiones, animando a los socios a comprarnos y castigando a los infractores”, afirmó.

Por otra parte, dijo que Estados Unidos ya cuenta con la capacidad de “satisfacer la demanda de energía una vez satisfecha por sus rivales geopolíticos”.

Estamos comprometidos a reducir las exportaciones del crudo iraní a cero tan pronto como las condiciones del mercado lo permitan”, dice el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

 

El titular norteamericano, del mismo modo, enfatizó la necesidad de que Europa deje de “engancharse al gas ruso a través del proyecto NordStream II”, así como a los suministros de petróleo de Venezuela.

La misma jornada del martes, Pompeo se reunió, por una hora, con los principales representantes del sector petrolero de EE.UU., donde hizo un llamado a las compañías petroleras para que ayuden a la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, en un intento por impulsar las exportaciones de petróleo y gas de Estados Unidos.

En ese encuentro, el máximo diplomático criticó a China por “bloquear el desarrollo energético en el mar de China Meridional mediante medios coercitivos”.

EE.UU. siempre ha recurrido a la cuestión del petróleo como una palanca de presión contra sus adversarios. En el caso concreto de Irán, impuso sanciones petroleras a Irán el año pasado —luego de su salida del acuerdo nuclear— y desde entonces ha presionado sin éxito a otros países para que corten sus lazos económicos y comerciales con este país y que dejen de comprar el crudo iraní.

No obstante, Irán ha advertido sobre el posible fin de las exportaciones de petróleo del Golfo Pérsico, si Teherán se ve privado de la posibilidad de suministrar sus hidrocarburos a los mercados extranjeros.

tqi/ktg/hnb/

Comentarios