• El presidente de EE.UU., Donald Trump, ofrece un discurso en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en Washington, 8 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 13 de enero de 2019 11:02

EE.UU. ya no es el actor más importante en la esfera internacional para los líderes mundiales, opinó el exembajador estadounidense ante la OTAN Ivo Daalder.

En declaraciones concedidas el sábado a la cadena local CNN, Ivo Daalder, representante de EE.UU. ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) entre 2009 y 2013, indicó que el declive del país norteamericano comenzó después de que Donald Trump se convirtiera oficialmente en el presidente de EE.UU., en enero de 2017.

“En 2017… Estados Unidos era una importante, importante presencia en la mente de los líderes globales. Les importaba cómo pensaba EE.UU., qué hacía o no hacía. No estoy seguro de que en 2021 los líderes mundiales sigan pensando en lo que Estados Unidos haría”, aseveró Daalder, también presidente del Consejo de Chicago para Asuntos Mundiales.

En los años 90, añadió el político estadounidense, a raíz de una serie de crisis en Somalia, Haití y Bosnia, entre otros, Washington tenía la mentalidad de que no podía “ignorar” lo que estaba pasando en el mundo, por lo que tuvo que pensar en hallar soluciones para mostrar que “el liderazgo estadounidense era necesario”.

Pero, hoy en día, con la estrategia adoptada en política exterior por la actual Administración estadounidense, “nadie, de hecho, asume las riendas” en un mundo donde “todos miran por sus propias ventajas, su propia esfera de influencia, sus propias vías para hacerse con el control de todo lo que es necesario para ganar en la competición por el poder”, lamentó.

Daalder descartó, asimismo, que un EE.UU. presidido por Trump tenga la capacidad de “forjar la paz” en Siria, y tampoco la capacidad militar o no militar para perseguir a los terroristas del EIIL (Daesh, en árabe).

En 2017… Estados Unidos era una importante, importante presencia en la mente de los líderes globales. Les importaba cómo pensaba EE.UU., qué hacía o no hacía. No estoy seguro de que en 2021 los líderes mundiales sigan pensando en lo que Estados Unidos haría”, asevera Ivo Daalder, presidente del Consejo de Chicago para Asuntos Mundiales.

 

El propio Estados Unidos es consciente de que su influencia está en declive no solo en Europa, sino en otras partes del orbe, por lo que el Gobierno estadounidense ha presentado su nueva estrategia para África con el propósito de evitar que Rusia y China obtengan ventajas económicas y políticas en ese continente.

Rusia y China se encuentran entre los países que han avanzado en los últimos días, ocupando el vacío dejado por Washington en diferentes partes del mundo.

Ivo Daalder, representante de EE.UU. ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) entre 2009 y 2013.

 

La época del oro y declive de EE.UU.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Estados Unidos comenzó a ejercer un liderazgo geopolítico en el continente americano que se expresó en la creación de organismos, tratados y pactos que señalaron la hegemonía estadounidense.

Primero fue la creación de la Junta Interamericana de Defensa (JID) en 1942, para coordinar la defensa del continente de ataques externos. Después se firmó el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en 1945, que establecía un pacto de defensa mutua entre varios países de la Organización de Estados Americanos (OEA), lo que eventualmente autorizaba la intervención estadounidense en caso de conflictos bélicos hemisféricos. Finalmente, se encuentra el Pacto de Ayuda Militar (PAM) de 1952, que estableció la transferencia de tecnología, instrucción y material de guerra a los ejércitos americanos.

Sin embargo, transcurrido el tiempo, y en particular con la elección del magnate neoyorquino como mandatario de EE.UU. y la aplicación de las políticas de la Casa Blanca, el país norteamericano ha visto cómo ha ido mermando la influencia que tuvo en su día, cuando lideraba literalmente el mundo.

Por orden de Trump, EE.UU. ha abandonado varios acuerdos mundiales, como por ejemplo el Acuerdo de París sobre el cambio climático y el acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 (entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Rusia, China y Francia, más Alemania), suscitando serias dudas a nivel internacional sobre si se puede confiar o no en él.

El presidente de EE.UU. también dictó el repliegue de tropas de Siria y Afganistán, así como la retirada de la nación norteamericana de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

ask/anz/fmk/hnb

Comentarios