• El presidente ruso, Vladimir Putin, (izq.), estrecha la mano de su par chino, Xi Jinping, en un evento en Qingdao, China, 10 de junio de 2018.
Publicada: miércoles, 20 de junio de 2018 17:37
Actualizada: jueves, 21 de junio de 2018 3:40

Las políticas de la Administración de Donald Trump están acelerando la desaparición de la antigua influencia de EE.UU., mientras Rusia y China la están ganando.

“La retirada del presidente Trump de importantes acuerdos internacionales (…) y su disposición a renunciar a los antiguos compromisos militares de EE.UU., sin extraer concesiones, parecen reducir la influencia de EE.UU. en Asia oriental y acelerar la desaparición del antiguo apalancamiento estadounidense allí”, precisa un informe publicado hoy miércoles por el portal norteamericano The Hill.

Entre otras medidas adoptadas por Washington que le ha hecho perder influencia, el reporte alude a la imposición de aranceles a otros países, que en realidad “representan una mayor amenaza para las empresas y bolsas estadounidenses” que para otras naciones.

Mencionando tales medidas, el reporte trata de justificar el porqué de la “constante erosión autoinfligida de la influencia de EE.UU.” frente a Rusia y China, a lo cuales, el país norteamericano ya considera como una “amenaza nacional”.

La retirada del presidente Trump de importantes acuerdos internacionales (…) y su disposición a renunciar a los antiguos compromisos militares de EE.UU. sin extraer concesiones, parecen reducir la influencia de EE.UU. en Asia oriental y acelerar la desaparición del antiguo apalancamiento estadounidense allí”, precisa un informe publicado por el portal norteamericano The Hill.

 

No obstante, la estrategia de defensa nacional del Departamento de Defensa de Estados Unidos (el Pentágono) —que acusa a Moscú y Pekín de ser amenazas— ha fracasado en intimidar a Rusia y China y de hecho está provocando un resultado contrario.

Desarrollando este punto, The Hill se refiere de forma concretada a la imposición inmediata de aranceles de represalia a los productos estadounidenses por parte de China y al acto de Rusia de invitar oficialmente al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, a Moscú (capital rusa) justo después de la polémica cumbre entre Kim y Trump.

El informe, del mismo modo, destaca que el inquilino de la Casa Blanca, al reunirse con Kim, benefició al gigante asiático. “China se beneficiará tanto de una apertura económica potencialmente inminente con Corea del Norte como de una posible reducción de las fuerzas estadounidenses en la península de Corea”.

The Hill, en la misma línea, subraya las relaciones “florecientes” de Rusia y Corea del Norte, las cuales, llaman la atención al producirse a la par de las tensiones entre Washington y sus aliados europeos que visibilizaron la reciente cumbre del Grupo de los Siete (G7).

El informe, a este respecto, alerta de las divergencias comerciales entre EE.UU. y sus aliados, las cuales, llevarían a Washington a más “aislamiento”.

tqi/rha/aaf/alg

Comentarios