• La política migratoria de Trump: golpes, patadas y violaciones
Publicada: martes, 1 de enero de 2019 6:23
Actualizada: martes, 1 de enero de 2019 11:30

2019 y con ello, persisten las manchas de sangre inocente en las manos de Donald Trump, sus esbirros y torturadores profesionales.

Estos niñitos son las últimas víctimas del racismo y políticas fascistoides de Trump.

Así enterraron a Jakelin Caal, de 7 años. Murió en custodia del Gobierno estadounidense. Días después, Felipe Gomez Alonzo de 8 años. También, asesinado en condiciones similares.

Estas imágenes obtenidas por “The Arizona Republic” fueron intencionalmente mutiladas por los criminales que perpetran la violencia.

Es un campo de concentración de niños inmigrantes administrado por Southwest Key. Allí, los niños son sometidos a golpes, patadas y todo tipo de violencia física y sexual.

De hecho, su director y torturador en jefe, Juan Sánchez, se asignó un salario de más de millón y medio de dólares.

HispanTV contactó a Southwest Key y sus operativos al elaborar este reporte, pero no hubo respuesta.

Mientras, Trump le echa la culpa a las víctimas de color. No es un secreto que al presidente sólo le agradan los inmigrantes de raza blanca.

Marcelo Sánchez, Miami.

akm/mkh

Comentarios