• El senador demócrata de EE.UU., Dick Durbin, habla durante una conferencia de prensa en Washington, DC., 25 de julio de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 7 de diciembre de 2018 6:40
Actualizada: sábado, 8 de diciembre de 2018 3:08

Un senador demócrata pide la expulsión del embajador saudí en EE.UU. por el caso Khashoggi y llama a Trump a dejar de “doblegarse ante los dictadores”.

Lo dije hace meses y lo diré de nuevo: debemos expulsar formalmente al embajador saudí en Estados Unidos, dada la implicación directa del príncipe heredero en el secuestro y el asesinato de Jamal Khashoggi. Y debemos llamar a nuestros aliados a hacer lo mismo”, urgió el jueves Dick Durbin, refiriéndose a Jalid bin Salman, hermano menor del príncipe heredero Muhamad bin Salman Al Saud.

Del mismo modo, hizo hincapié en la necesidad de que la Administración de Donald Trump deje de “doblegarse ante la voluntad de los autócratas y los dictadores” y adopte una acción decisiva para mostrar que EE.UU. “no aceptará tales actos horrendos”.

Anteriormente, Durbin había señalado que “la huella” de Bin Salman se ve claramente en todo lo relacionado con el asesinato del columnista saudí, ocurrido el 2 de octubre en el consulado de Riad en la ciudad turca de Estambul.

Lo dije hace meses y lo diré de nuevo: debemos expulsar formalmente al embajador saudí en Estados Unidos, dada la implicación directa del príncipe heredero (saudí, Muhamad bin Salman) en el secuestro y el asesinato de Jamal Khashoggi. Y debemos llamar a nuestros aliados a hacer lo mismo”, urge el senador demócrata estadounidense, Dick Durbin.

 

Asimismo, un grupo de senadores acudió el martes a una sesión informativa con la directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), Gina Haspel, poco después de la cual, Durbin dijo que el contenido de dicha reunión ha reforzado su apoyo a los intentos por poner fin a la “participación militar no autorizada de EE.UU. en Yemen”.

En la misma línea, el Senado estadounidense votó en noviembre a favor de impulsar una ley para poner fin al apoyo de Washington a Arabia Saudí en Yemen, lo que supone un golpe a la posición mantenida hasta ahora por el Gobierno de Trump.

Pese a dichas presiones y los resultados de las investigaciones de la CIA —según los cuales, el príncipe heredero saudí ordenó casi con toda seguridad matar al periodista crítico con la monarquía de los Al Saud y envió a varios de sus agentes para realizar la tarea—, Trump sigue resistiéndose a culpar a Bin Salman de lo ocurrido a Khashoggi.

Al respecto, el inquilino de la Casa Blanca aseguró en noviembre que el papel del gobernante de facto saudí en la muerte de Khashoggi no afectará “en ningún caso” a las relaciones entre Washington y el régimen de Riad y que es “ingenuo” cancelar los multimillonarios acuerdos de venta de armas al régimen saudí suscritos por Washington.

tqi/ktg/ask/hnb

Comentarios