• El republicano Rand Paul durante una rueda de prensa celebrada en Washington, 14 de marzo de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 14 de noviembre de 2018 7:44
Actualizada: miércoles, 14 de noviembre de 2018 11:24

El senador estadounidense Rand Paul subraya que la situación de los derechos humanos en Arabia Saudí es tan mala que es difícil encontrar otro país tan bárbaro.  

“No es un secreto que Arabia Saudí tiene un historial preocupante sobre los derechos humanos, especialmente contra las mujeres, minorías y otros creyentes religiosos”, dijo el martes el senador republicano por el estado de Kentucky.

Sería difícil, añadió Paul, encontrar otro país con vistas tan tiránicas, medievales y bárbaras como la monarquía de Arabia Saudí.

Tras subrayar que Riad se niega a respetar las leyes a favor de las etnias, el legislador estadounidense señaló que miles de personas “llevan encarceladas más de seis meses sin una condena, además de 2949 durante más de un año y otras 770 más tres años”. Además, el representante de Kentucky Paul recalcó que el régimen de Riad no solo ejecuta a menores, sino los crucifica.

La situación de los derechos humanos en la monarquía saudí también ha sido criticada fuertemente por varias organizaciones pro derechos humanos. “Amnistía Internacional está extremadamente preocupada por los informes de que más personas y activistas han sido detenidos en Arabia Saudí”, indicó recientemente la directora de campañas para Oriente Medio de la oenegé, Samah Hadid.

No es un secreto que Arabia Saudí tiene un historial preocupante sobre los derechos humanos, especialmente contra las mujeres, minorías y otros creyentes religiosos”, dice Rand Paul, el republicano del estado de Kentucky.

 

Paul acusó a Riad de ser uno de los principales patrocinadores del terrorismo e insistió en que se debe detener de inmediato la venta de armas y la ayuda militar al régimen de los Al Saud por actuar en contra de los “valores” de EE.UU.   

Las críticas del senador norteamericano se producen en momentos en que la monarquía saudí está bajo presión internacional por el caso de Jamal Khashoggi, columnista del diario estadounidense The Washington Post, que fue asesinado el pasado 2 de octubre en la sede consular saudí en Estambul (Turquía).

Las autoridades saudíes aseguraron en un principio que no sabían el paradero de Khashoggi, pero luego por la amplia cobertura del caso, anunciaron que el periodista, crítico de Riad, murió en una “pelea” en el edificio diplomático.

Las autoridades turcas insisten en que disponen de pruebas que demuestran que el periodista fue torturado, asesinado y su cuerpo desmembrado.

Varios congresistas estadounidenses han criticado a las autoridades saudíes por el caso Khashoggi. Para el senador demócrata Tim Kaine, la versión ofrecida por Riad es poco fidedigna o, más bien “insultante”. Solo el presidente de EE.UU., Donald Trump, parece haber quedado satisfecho con la explicación saudí.

alg/ncl/mkh

Comentarios