• Una mujer saudí muestra la señal de victoria a otra conduciendo su coche en Riad (capital de Arabia Saudí), 24 de junio de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 22 de agosto de 2018 8:17

HRW repudia intentos ‘monstruosos’ de la Fiscalía de Arabia Saudí por condenar a la pena de muerte a cinco activistas pro derechos humanos.

“Cualquier ejecución es espantosa, pero buscar la pena de muerte para activistas como Israa al-Qomqam, que ni siquiera está acusada de comportamiento violento, es monstruosa”, alertó el martes la directora de la Organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) para Oriente Medio, Sarah Leah Whitson, sobre los cinco aactivistas detenidos por Riad en la Provincia Oriental, de mayoría chií. 

Israa al-Qongham —acusada de protestar, cantar canciones hostiles al régimen y participar en protestas en la región de Al-Qatif (en la provincia oriental de Al-Sharqiya)— es una activista conocida por su participación y documentación de manifestaciones masivas que comenzaron en 2011, pidiendo el fin de la discriminación sistemática a la que se enfrentan los ciudadanos chiíes de Arabia Saudí.

Por su parte, un grupo de activistas saudíes han advertido que la demanda de la Fiscalía saudí hace que Al-Qomqam sea la primera activista femenina que podría enfrentarse a la pena de muerte por su trabajo en defensa de los derechos humanos.

Cualquier ejecución es espantosa, pero buscar la pena de muerte para activistas como Israa al-Qomqam, que ni siquiera está acusada de comportamiento violento, es monstruosa”, alerta la directora de la oenegé Human Rights Watch (HRW) para Oriente Medio, Sarah Leah Whitson. 

 

El régimen de Riad es ampliamente criticado por violar los derechos de sus ciudadanos, sobre todo de los activistas y sigue siendo uno de los países más restrictivos del mundo para las mujeres.

En la misma línea, una reciente ofensiva contra los activistas por los derechos de las mujeres en Arabia Saudí ha llevado a la detención de al menos 13 mujeres con el pretexto de mantener la seguridad nacional. Mientras algunos han sido liberados, otros permanecen detenidos sin cargos.

Las autoridades han acusado a varios de ellos de los delitos graves y los medios de comunicación locales llevaron a cabo una campaña sin precedentes contra ellos, etiquetándolos de “traidores”.

En un informe publicado en mayo, Amnistía Internacional (AI) calificó de “sinsentido” las reformas anunciadas recientemente por el príncipe heredero saudí, Muhamad Bin Salman Al Saud, pues “todos aquellos que han luchado por el derecho de las mujeres a conducir ahora están todos entre rejas por hacer campaña pacíficamente por la libertad de movimiento y la igualdad”.

tqi/ktg/alg

Comentarios