• Restos de uno de los helicópteros estadounidenses destruidos en el desierto de Tabas.
Publicada: viernes, 10 de agosto de 2018 5:35

La amarga experiencia de derrota de Estados Unidos en el desierto iraní de Tabas en el año 1980 fue una de las razones de la creación de la fuerza espacial de EE.UU.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en declaraciones en la sede del Departamento de Defensa (el Pentágono) en Virginia (oeste) enumeró el jueves la derrota sufrida por las fuerzas estadounidenses en Irán en el año 1980 como una de las causas que llevó a EE.UU. a decidir crear una fuerza espacial.

“[Nuestras decisiones] están basadas sobre lecciones del pasado. Todos recordamos la dura lección en los principios de la década de 1980, cuando el trágico debacle de [la operación] Desierto Uno tuvo lugar”, ha afirmado, señalado a la operativa militar "Garra de águila" lanzada por Washington para tratar de liberar al personal de su embajada, el conocido Nido de Espionaje, en Teherán, que había sido tomada por los iraníes en noviembre de 1979. 

Un total de 90 efectivos del Ejército norteamericano, en seis aviones Lockheed C-130 Hercules y ocho helicópteros, estaban encargados de llevar a cabo esta misión que fracasó gracias a una tormenta de arena en Tabas (centro de Irán). Tras producirse una explosión de las aeronaves, en la que murieron ocho soldados, las fuerzas norteamericanas abandonaron los aparatos restantes y huyeron de Irán.

Del mismo modo, ha hecho énfasis en la importancia de la existencia de una fuerza espacial estadounidense dado que, “ya desde hace muchos años”, Rusia, China, Irán y Corea del Norte han estado desarrollando armas cada vez más avanzadas que les permiten inhabilitar y dejar inactivos los sistemas de comunicaciones y navegación satelitales de Estados Unidos.

No obstante, en los recientes años ha aumentado de manera significativa el peligro emanando de los rivales de Estados Unidos, en especial de Rusia y China, con este último ya habiendo desarrollado misiles capaces de destruir satélites en la órbita de la Tierra.

[Nuestras decisiones] están basadas sobre lecciones del pasado. Todos recordamos la dura lección en los principios de la década de 1980, cuando el trágico debacle de [la operación] Desierto Uno tuvo lugar”, ha afirmado el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, sobre la decisión de la Administración para crear una fuerza espacial.

 

También ha recordado que Rusia ha conseguido desarrollar un láser montado sobre aeronaves y misiles lanzados desde aviones capaces de destruir los satélites de Estados Unidos en la órbita, deshabilitando de este modo los sistemas de navegación y comunicación estadounidenses.

Haciendo énfasis en la importancia de que EE.UU. tenga “supremacía en el espacio”, Pence ha pedido al Congreso que apruebe los más de 8 mil millones de dólares necesarios para la creación de esta fuerza espacial, que sería el sexto brazo de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

La creación de esta nueva rama de las FFAA de EE.UU. tiene lugar por orden del presidente estadounidense, Donald Trump, aunque desde el principio había mucho escepticismo por parte del Pentágono ya que, con la existencia del Mando Espacial de la Fuerza Aérea (AFSPC, por sus siglas en inglés) se cree innecesario que se establezca una nueva fuerza militar dedicada al espacio.

hgn/ktg/hnb

Comentarios