• El presidente de Rusia, Vladimir Putin (izq.), durante una reunión con los mandatarios de América Latina.
Publicada: domingo, 1 de julio de 2018 15:54

Estados Unidos se manifiesta preocupado por el aumento de la influencia de Rusia en Latinoamérica debido a la rivalidad que ello entraña.

La revista estadounidense International Policy Digest, a través de un artículo publicado este domingo, ha destacado la creciente influencia de Rusia en el mundo, sobre todo en los países latinoamericanos.

La influencia rusa en el mundo va más allá de la que tenía la extinta Unión Socialista de Repúblicas Soviéticas (URSS) y es igual a la del Gobierno de Estados Unidos. La intervención de Moscú en Latinoamérica aumenta cada vez más, se lee en el artículo.

Asimismo, el texto, en referencia a la colaboración entre el país euroasiático y Cuba, isla que está sufriendo las sanciones de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, hace alusión a la presencia de varias empresas petroleras e industriales rusas en la nación caribeña a fin de aumentar sus exportaciones.

Además, resalta la cooperación militar existente entre Rusia y Nicaragua, a través de la cual el Kremlin le ha vendido al país centroamericano varios equipamientos castrenses, como tanques, misiles modelo Mirazh y buques tipo BRT-80 y BMP-3, con el propósito de reforzar y formar a la policía nicaragüense, mientras que, a la vez, denuncia la instalación de un edificio cerca de la embajada de EE.UU. a las afueras de Managua (capital nicaragüense).

 

Por otra parte, el artículo menciona la inquietud que siente EE.UU. por la presencia del Gobierno ruso en Venezuela, pues ello, señala, une a los dos países en una “alianza política y económica” que puede constituir una amenaza para el Estado norteamericano.

Respecto a dichas colaboraciones, el exsecretario estadounidense de Estado Rex Tillerson criticó en su día la presencia creciente y “alarmante” de Rusia en Latinoamérica y catalogó al país euroasiático de “poder imperial”.

A su vez, Rusia denuncia que los países latinoamericanos son un patio trasero para EE.UU. y asegura que el rumbo político de Moscú en América Latina “no está dirigido contra nadie” e insiste en que “no compite” ni con Washington ni con ningún otro país de la zona.

fgh/anz/fmk/hnb

Comentarios