• Fuerzas estadounidenses desplegadas en Irak.
Publicada: martes, 17 de abril de 2018 8:55

La Administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pide a sus aliados de la región una millonaria contribución monetaria y que envíen fuerzas a Siria y establezcan allí un ‘ejército árabe’, de forma que el contingente norteamericano desplegado en el noreste de Siria pueda abandonar la zona, informan medios locales.

Según varios funcionarios del Gobierno de Trump citados el lunes de manera anónima por el diario The Wall Street journal (WSJ), Washington ha llamado a sus socios del Oriente Medio, incluidos Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Catar y Egipto, a que contribuyan con miles de millones de dólares y con gran número de fuerzas ‘para instaurar la estabilidad’ en el noreste de Siria.

“Hemos pedido a nuestros socios que asuman una mayor responsabilidad para asegurar su región de origen, incluida la contribución de grandes cantidades de dinero”, adujo el funcionario.

Por otro lado, el nuevo consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, se ha comunicado vía telefónica con el director de Inteligencia de Egipto, Abbas Kamel, para determinar si El Cairo contribuiría a tales esfuerzos, agregó el WSJ.

Sin embargo, ciertos funcionarios estadounidenses hacen ver los obstáculos que Washington afrontará a la hora de establecer una ‘fuerza árabe’ en Siria.

Hemos pedido a nuestros socios que asuman una mayor responsabilidad para asegurar su región de origen, incluida la contribución de grandes cantidades de dinero”, dijo un funcionario estadounidense en alusión a la posible creación de un contingente árabe en Siria.

 

A finales del mes de marzo, Trump anunció que Estados Unidos iba a retirar muy pronto sus tropas militares de Siria para que otros se encarguen de la zona. En esta misma línea, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, aseguró el domingo que Trump sigue con el plan de retirar a sus fuerzas “tan rápido como sea posible”.

La retirada de EE.UU. de Siria ha sido cuestionada por algunos funcionarios norteamericanos, y señalan que Washington no saldrá de Siria antes de lograr sus objetivos en el país árabe.

Entretanto, el analista del estadounidense instituto Brookings Michael O’Hanlon recalca que los saudíes y emiratíes no aceptarán iniciar nuevas intervenciones militares, porque ya están involucrados en la guerra de Yemen.

mjs/nii/

Comentarios