• Fachada del edificio de la Casa Blanca, residencia oficial y principal centro de trabajo del presidente de los Estados Unidos.
Publicada: jueves, 22 de febrero de 2018 2:46

Altos funcionarios de la Presidencia de Estados Unidos han informado este miércoles que la Casa Blanca está evaluando dictar sanciones adicionales contra la Federación Rusa por la supuesta injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales de 2016 y una posible interferencia en los comicios del Congreso de EE.UU.

Los funcionarios estadounidenses, que hablaron bajo condición de anonimato, han anunciado que se ha creado un “grupo de trabajo” para abordar posibles intromisiones de Rusia en las elecciones del Congreso de EE.UU. en 2018 y para evaluar el dictar más sanciones en respuesta a la injerencia de Moscú en los comicios de 2016 del país norteamericano.

Asimismo, han destacado que ya advirtieron a los gobiernos de todo el mundo de que podrían enfrentar sanciones por “transacciones significativas” con el Ejército ruso. Entre dichos gobiernos figura Turquía, aliado del país norteamericano en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que anunció públicamente la compra a Rusia del sistema de misiles de defensa antiaérea S-400, que se considera un desafío a la superioridad aérea de EE.UU.

Los altos funcionarios de la Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, han declarado, además, que “un par de países grandes” también están reconsiderando sus compras tras la advertencia lanzada por Washington.

Este tipo de sanciones a terceros países forma parte de un paquete de medidas aprobadas por el Congreso estadounidense en julio de 2017 que fueron rechazadas por la Casa Blanca.

Estamos haciendo un impresionante trabajo, nos tomamos esto muy en serio. Es un tema de seguridad nacional”, afirma uno de los funcionarios estadounidenses en respuesta a las críticas de que el presidente Donald Trump no implementó en su totalidad las sanciones aprobadas por el Congreso.

 

“Estamos haciendo un impresionante trabajo, nos tomamos esto muy en serio. Es un tema de seguridad nacional”, ha afirmado uno de los responsables en respuesta a las críticas de que Trump no implementó en su totalidad las sanciones aprobadas por el Congreso.

Varios miembros de la campaña de Trump han admitido o han sido acusados de mentir al Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) sobre sus contactos con funcionarios relacionados con el Kremlin que están acusados ​​de tratar de influir en la votación de 2016 a favor de Trump.

Los históricos rivales han tenido relaciones ya lastradas por el conflicto en Siria y la crisis de Ucrania, pero lo peor se registró cuando se abrió una investigación en EE.UU. sobre las acusaciones de injerencia rusa en las presidenciales estadounidenses de 2016 y las sospechas de colusión entre el Kremlin y el equipo de campaña de Trump.

El fiscal estadounidense Robert Mueller publicó el pasado viernes una lista de varios personajes rusos —incluyendo los allegados al presidente de Rusia, Vladimir Putin—, acusándoles de supuestamente interferir en los comicios norteamericanos.

snz/anz/fmk/rba

Comentarios