• El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu (dcha.) , se reúne con el presidente electo de EE.UU., Donald Trump, en un despacho en la Torre Trump en Nueva York, 25 de septiembre de 2016.
Publicada: sábado, 19 de noviembre de 2016 1:32
Actualizada: sábado, 19 de noviembre de 2016 2:32

El régimen israelí planea nuevas estrategias para presionar al presidente electo de EE.UU. a aplicar sanciones más severas contra Irán, revela un nuevo informe.

Según ha informado este viernes la agencia de noticias estadounidense Bloombergcitando a un alto funcionario del régimen de Tel Aviv, el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, está diseñando planes para presionar al mandatario electo de EE.UU., Donald Trump, a tomar medidas más contundentes contra el programa nuclear de Irán, en lugar de pedirle suspender el acuerdo firmado el año pasado entre Teherán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

Conforme la fuente, Netanyahu ha negociado con los asesores de seguridad de Israel estrategias para que EE.UU. aplique una línea más dura hacia el programa nuclear iraní.

Estos planes, agrega la fuente, podrían incluir represalias más fuertes y sanciones contra el desarrollo de misiles balísticos del país persa y mayores esfuerzos para bloquear la creciente influencia de Irán en la región, especialmente en Siria, El Líbano y la Franja de Gaza.

 

En esta línea, Bloomberg cita a Yaakov Amidror, exconsejero de seguridad de Netanyahu, quien había informado de la urgente tarea del régimen de Israel para reducir las cooperaciones entre Irán y Rusia.

"El primer ministro argumentará ante todo que EE.UU. debería trabajar para disminuir la asociación entre Rusia e Irán en la región", declaró Amidror.

Con la victoria de Trump, el futuro de la implementación del acuerdo nuclear, llamado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), podría quedar en el aire, pues durante su campaña electoral, el magnate inmobiliario tachó dicho acuerdo de un “desastre”, del “peor acuerdo jamás negociado”, e incluso llegó a asegurar que lo “rompería”.

Frente a las amenazas del futuro inquilino de la Casa Blanca, Irán no se ha quedado de manos cruzadas. La República Islámica ha pedido respeto mundial a los compromisos estipulados en el pacto nuclear en beneficio de todos y ha advertido a Washington de que las opciones de Teherán, en caso de violación del pacto, no son limitadas.

myd/ctl/bhr/hnb