• El presidente de EE.UU., Barack Obama.
Publicada: jueves, 14 de mayo de 2015 10:24
Actualizada: jueves, 15 de septiembre de 2016 9:55

El presidente estadounidense, Barack Obama, calificó el miércoles a Arabia Saudí de aliado extraordinario de Washington en un encuentro en la Casa Blanca con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamad bin Nayef, y con su adjunto, Mohamad bin Salman.

(Arabia Saudí) ha sido absolutamente crucial no solo para mantener la estabilidad en la región, sino también para proteger al pueblo estadounidense.

(Arabia Saudí) ha sido absolutamente crucial no solo para mantener la estabilidad en la región, sino también para proteger al pueblo estadounidense”, dijo Obama a sus huéspedes árabes, tras hacer remontar la “extraordinaria relación” a la presidencia de Franklin Roosevelt (1933-1945).

Obama había anunciado antes que discutiría con Bin Nayef y Bin Salman la situación de Yemen, país contra el que el aliado de Washington mantiene una campaña militar desde el 26 de marzo.

Según las últimas cifras emitidas por fuentes yemeníes la campaña militar saudí se ha cobrado hasta ahora la vida de más de 3800 personas, entre ellas 503 niños y 218 mujeres, mientras que la cifra de los heridos supera las 8000 personas.

Al encuentro estaba previsto, en principio, que acudiera el propio monarca saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, pero éste anunció a comienzos de la semana que no participaría en la reunión del presidente estadounidense con varios gobernantes árabes del Golfo Pérsico, y en su lugar ha asistido el heredero de la corona.

Con anterioridad, la agencia británica de noticias Reuters había estimado que la ausencia de cuatro de los seis dirigentes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG-integrado por países árabes ribereños al Golfo Pérsico) en la Casa Blanca refleja su inquietud por el proceso de diálogo con Irán.

Los analistas han discutido estos días si esa ausencia no es incluso una muestra de enfado por el insuficiente apoyo estadounidense a las facciones armadas que se enfrentan en Siria al Gobierno del presidente electo, Bashar al-Asad.

Tras iniciarse el miércoles la cumbre, esta continuará este jueves en el área de recreo del presidente estadounidense en Camp David. Según las autoridades estadounidenses, el objetivo es fortalecer 50 años de relaciones estratégicas de Estados Unidos con el régimen de Riad y su órbita.

En vísperas del encuentro, Obama realizó al diario árabe con sede en Londres (capital del Reino Unido) Al-Sharq al-Awsat declaraciones sobre un supuesto apoyo iraní al terrorismo, que se ha interpretado como un intento por mantener contentos a los aliados de Washington en Oriente Medio.

La jornada de ayer, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, reaccionó a las calumnias de Obama reiterando que la política exterior persa persigue reforzar la seguridad y la estabilidad en Oriente Medio, e incrementar la colaboración entre los países de la región.

mla/anz/mrk