• Bombardeos de la llamada coalición anti-EIIL, liderada por EE.UU., contra las posiciones de grupo terrorista en la ciudad siria de Kobani.
Publicada: jueves, 14 de enero de 2016 17:32

EE.UU., lanzó más de 23.000 bombas en seis países de mayoría musulmana en el año 2015, según un informe que muestra como Washington inflige un daño de tal magnitud al mundo musulmán.

El Consejo de Relaciones Exteriores (CFR, siglas en inglés), un think tank con sede en Nueva York, estimó en un informe publicado el pasado jueves que el año pasado se dejaron caer unas 23.144 bombas por parte de los EE.UU. contra países como Irak, Siria, Afganistán, Paquistán, Yemen y Somalia.

Alrededor del 77 por ciento de los ataques aéreos de EE.UU., iba supuestamente dirigido al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) que actúa en Irak y Siria, indicó CFR, citando varias fuentes, incluyendo a la Oficina de Periodismo de Investigación de estadística aérea estadounidense.

En este sentido, el estudio no proporciona detalles sobre la magnitud de la destrucción y las víctimas civiles causadas por las armas estadounidenses.

Sin embargo, el informe del CFR apunta que Washington con sus bombardeos en Irak y Siria no pudo debilitar al grupo terrorista Daesh o disminuir el número de sus efectivos.

En contraposición, los funcionarios del Pentágono afirman que al menos 25.000 combatientes de la banda terrorista takfirí murieron desde que la llamada coalición anti-EIIL, liderada por Estados Unidos, comenzó sus operaciones sobre Irak y Siria en 2014.

No obstante, la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA, siglas en inglés) admite que el número de los integrantes de la banda terrorista se ha mantenido sin cambios, es decir que las bajas no han variado en las filas de este grupo desde entonces.

Lo más curioso de este informe, es lo que afirma CFR, que junto a los 25.000 extremistas asesinados, solo 6 civiles "probablemente" perdieron la vida  en la campaña aérea de 17 meses.

Por otro lado, la nota también indica que a pesar de los bombardeos en Afganistán, los milicianos talibanes tomaron el control de muchas zonas del país.

Aviones militares de EE.UU bombardean Afganistán.

 

Los EE.UU. y sus aliados invadieron Afganistán el 7 de octubre 2001 como parte de la llamada guerra de Washington contra el terrorismo, tras los atentados del 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York.

La ofensiva permitió derrocar al grupo armado Talibán del poder, pero después de más de 14 años, las tropas extranjeras aún no han sido capaces de establecer la seguridad en el país.

Respecto a los ataques de la coalición anti-EIIL, tanto el Gobierno de Irak como el de Siria cuestionan la efectividad de dichos bombardeos y critican a esa coalición por los daños y las muchas víctimas civiles que ha dejado a su paso.

krd/ktg/mrk

Comentarios