• Humo se eleva tras ataque de Irán contra las posiciones terroristas en Kurdistán de Irak, 28 de septiembre de 2022. (Foto: Getty Images)
Publicada: miércoles, 28 de septiembre de 2022 18:32

Nueva ronda de ataques de Irán contra las posiciones de las bandas terroristas en el norte de Irak ha desatado la furia de Estados Unidos.

El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán ha lanzado este miércoles una nueva ronda de ataques con misiles y aviones no tripulados (drones) contra las bases de bandas separatistas antiraníes en el norte de la región semiautónoma del Kurdistán de Irak.

Ese ataque transfronterizo fue la tercera operación antiterrorista de esa clase, llevada a cabo esta semana por la fuerza élite iraní contra posiciones de los remanentes de grupos separatistas desplegados en el norte de Irak.

Estados Unidos ha sostenido este miércoles que “condena enérgicamente” los ataques de Irán en el Kurdistán iraquí y ha advertido contra posibles nuevos ataques.

A través de un comunicado, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, ha sostenido que este tipo de ataques “continuos” contra dicha región “deben parar”.

 

Los ataques transfronterizos han apuntado las posiciones de los grupos terroristas kurdos como el llamado partido Komala, involucrados en los recientes disturbios que comenzaron después la muerte de Mahsa Amini, joven iraní que murió el 16 de septiembre en un hospital en Teherán días después de ser detenida por la policía.

Esta misma jornada, la agencia británica de noticias Reuters ha citado a un miembro de la banda Komala afirmando que el nuevo ataque de Irán ha causado daños humanos y materiales.

A este mismo respecto, exdiplomático persa Hadi Afqahi ha dicho que, según el derecho internacional, cualquier país se reserva el derecho de defenderse ante el terrorismo, incluso si el terrorismo es de un país vecino.

En declaraciones concedidas este miércoles a la cadena iraní Al-Alam, Afqahi ha denunciado que desafortunadamente, la región del Kurdistán de Irak se ha convertido “en un caldo de cultivo” para elementos y células terroristas.

ftn/hnb