• El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Hosein Baqeri, durante un acto en Teherán, la capital. (Foto: Tansim)
Publicada: jueves, 16 de enero de 2020 22:11
Actualizada: jueves, 16 de enero de 2020 22:40

Un notable comandante persa señala que Irán no busca una escalada de tensión en la región, pero dará una dura respuesta a cualquier agresión en su contra.

Irán no está interesado en un mayor incremento de las tensiones en la región. No obstante, dará una respuesta contundente a cualquier actuación irracional o agresiva”, ha aseverado este jueves el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Hosein Baqeri.

En declaraciones hechas en una llamada telefónica con el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, el mando castrense persa ha denunciado que EE.UU. ha disparado las tensiones en la zona con el asesinato del teniente general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán.

Soleimani cayó mártir, junto a varios otros militares iraníes e iraquíes, incluido el subcomandante de las fuerzas iraquíes Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) en un ataque aéreo perpetrado el pasado 3 de enero en Bagdad, capital iraquí, por EE.UU.

 

En respuesta a este acto terrorista, criminal y violatorio del derecho internacional, Irán realizó el 8 de enero un certero ataque con misiles contra dos bases militares ocupadas por fuerzas estadounidenses en Irak.

“El ataque de represalia de Irán puso de manifiesto la determinación del país persa para defender sus derechos”, ha subrayado el general de división Baqeri.

Tras repudiar la presencia militar de Washington en la región de Asia occidental, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán ha expresado su esperanza de que la “retirada de Estados Unidos de la zona ponga fin a todo caos y conflictos”.

El ministro turco de Defensa ha catalogado a su vez el asesinato de Soleimani por Washington como un acto cobarde, inhumano, inmoral y contrario a todas las normas internacionales.

El asesinato del teniente general persa ha aumentado las voces críticas de los iraquíes y otras naciones vecinas a la presencia y el comportamiento terrorista de las fuerzas ocupantes de EE.UU.

El 5 de enero, el Parlamento de Irak aprobó una moción que exige la expulsión de todas las tropas estadounidenses del suelo iraquí y obliga al Gobierno de Bagdad a comprometerse a hacer público cualquier acuerdo que alcance en el futuro para la presencia de asesores y entrenadores militares extranjeros.

mnz/ncl/fmk/mjs

Comentarios