• El canciller cubano, Bruno Rodríguez, durante una conferencia de prensa en La Habana (capital), 22 de octubre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 3 de noviembre de 2020 19:19

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, señala que la política hostil de Estados Unidos contra La Habana refleja la decadencia moral de quienes la impulsan.

“La negación de visas, presiones y chantajes contra artistas e intelectuales de Cuba refleja la decadencia moral de quienes solo saben mentir y difamar”, ha denunciado este martes el máximo diplomático cubano en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Sus comentarios se refieren a la propaganda política de la extrema derecha de Miami, Florida (sureste de EE.UU.), contra la Revolución cubana, que circula en las redes sociales junto a un listado de personas a las que se les impediría entrar o permanecer en territorio estadounidense por apoyar el proyecto socialista de la nación caribeña.

El ministro cubano de Asuntos Exteriores ha enfatizado que estas listas redactadas en EE.UU. pretenden extrapolar el macartismo al odio extremista anticubano.

Conforme a las autoridades cubanas, “esta guerra cultural mediática contra Cuba tiene el objetivo de dividir a los cubanos y cuenta con una financiación para ello”.

Esta medida recuerda la persecución anticomunista promovida por el senador estadounidense Joseph McCarthy durante el período de la Guerra Fría, que afectó a individuos con ideas políticas progresistas residentes en el país norteamericano.

La nueva lista ha provocado en los artistas de la isla reacciones que van desde el rechazo tácito hasta las expresiones que señalan lo absurdo de esa medida, que intenta presionar un cambio de postura política.

Cuba ha denunciado en diferentes ocasiones que, a lo largo de su historia, ha sido víctima de agresiones y medidas inhumanas por parte de EE.UU. Las políticas y las implacables acciones de la Casa Blanca han sido duramente condenadas por países y organizaciones internacionales y, de acuerdo con varios analistas, ponen de relieve la inmoralidad de Washington y su desprecio por los derechos humanos.

mrz/anz/nsr/rba